Friday, August 31, 2012

Lago Atitlán

El lago Atitlán, en Guatemala, es considerado uno de los lagos mas bellos del mundo por su especial ubicación entre tres volcanes. Tiene hasta una leyenda maya que lo ubica como uno de los centros de esa civilización antes de que quedara precisamente sumergido por el lago... algo de cierto habrá pues efectivamente sumergida en el lago se encuentra la ciudad de Samabaj.
Quizás uno de los aspectos más desconocidos de esta zona es la relativa abundancia de locales para meditar y que es un santuario Reagge en el sentido de que se celebra un festival anual que congrega multitudes.
Atitlán tiene el encanto de esos lugares que por su singular belleza y relativa lejanía o aislamiento atraen al principio a aventureros o personas con inquietudes espirituales y artísticas diversas. Con el paso del tiempo estos lugares se van adaptando y dan cabida a sucesivas oleadas de nuevas influencias, sólo tal vez las gentes primeras del lugar son las últimas en cambiar y permanecen... empiezan siendo extraños de los que desconfiar o recelar y, un día, se identifican con ellos: Ese cambio suele ocurrir cuando pasa la primera generación. Acaba permaneciendo sólo el mito.
Otra curiosidad con respecto a Atitlán es que su nombre en España fue el de la primera sociedad de capital riesgo, Atitlán Capital, allá por 2006...lo que no sé es si fueron hasta allá para meditar la idea o si después les pasara como a Samabaj.



Hoy día el lago afronta retos y desafíos en consonancia con su entorno y nuestra época; por un lado Guatemala mira al futuro con optimismo intentando fomentar un turismo responsable, no depredador... y rentable, que respete su cultura y entorno, procurando que en el proceso no sufra demasiado el modo tradicional de vida. De otro lado Atitlán afronta retos ecológicos varios pues uno de sus problemas es su fragilidad al ser un entorno tan aislado susceptible a sufrir contaminación en sus aguas.
También, como en el vídeo, aprovecho a saludar a los amigos de Guatemala en la esperanza de conocerlos en persona algún día.