Sunday, July 26, 2009

Cera aguarrasada

Aquí está mi primer experimento con este tipo de material; las ceras. Las ceras, en México las llaman creyolas, se asocian injustamente con lo infantil porque se usan como primera opción a la adquisición de la noción del color por parte de los infantes.
Consisten en barras hechas con ceras vegetales o animales , aceites y pigmento. Las hay de varias texturas y en mi caso las mejores son las blandas, las más comunes en España de la marca Manley.
Su color se caracteriza por ser muy resistente a la luz y particularmente intenso. No confundir sus posibilidades con mis resultados; aquí el acabado infantil e impreciso se debe a mi primer acercamiento a este material y a esta técnica en concreto aparte de mis propias limitaciones como principiante pero se pueden obtener resultados plásticos realmente asombrosos.
Las ceras no sólo permiten como hago aquí diluir el pigmento con un diluyente para hacer aguadas, aguarrás, sino además otras técnicas más propias de materiales como el óleo o el acrílico tal como pudieran ser el raspado, veladuras y el emplasto, e incluso técnicas que le son propias casi en exlusiva como el calentar las ceras con un mechero o similar y utilizar esta masa caliente para extenderla sobre el lienzo.
Quizás como desventaja tengan su tendencia a la suciedad y a la imprecisión en el trazo en su forma blanda, amén de cierto peligro de quemarse si se recurre a calentarlas.
En este caso usé papel Canson por su lado grueso, a mí me gusta más el aspecto granulado pero para las ceras son mejores los papeles lisos pero no satinados.
Para hacerle los debidos honores a mi estreno indexo no sólo el resultado sino varias fotografías de los modelos, unos sencillos gladiolos, y el proceso que seguí para confeccionar el dibujo si bien no lo considero terminado; las ceras permiten también las capas de color y rematar detalles pero en mis primeros acercamientos no me interesa el detalle como sí familiarizarme con la técnica.
Aún así no abandonaré el pastel ni todo lo poco que he aprendido hasta ahora. Se trata de ir poco a poco.


Tuesday, July 21, 2009

La primera


Otro descubrimiento. Estaba el otro día charlando con Jesús, mi amigo de Tijuana, y nos estábamos compartiendo vídeos de las épocas de oro de las canciones mexicana y española, esta última más la copla y folklore regional que otros estilos, en el cine... y me regaló la voz de Lucha Reyes.

Hay dos Lucha Reyes, una mexicana y otra peruana que vivieron en dos épocas distintas. El vídeo que incluyo resume las cosas que más me llamaron la atención de esta excepcional mujer. Lo primero del vídeo en sí la película y la canción; siempre había conocido la versión masculina de Jorge Negrete que cantó en la película Ay Jalisco (de la que indexo debajo la escena de la cantina). Lo cierto es que la canción cambia mucho cuando la canta una mujer, no sólo en el tono sino además en la letra, y por otro lado en esa película, donde aparece Lucha, después que ella canta hay una pelea de gallos... en España oficialmente están prohibidas pero estas viejas películas tienen eso; nos retrotraen a una época en la que se pensaba de una forma distinta. Hoy son impensables esas escenas de maltrato animal, y humano; cuando a Lucha la pellizcan los hombres que forman el público o cuando ellos aparecen fumando.

La voz de Lucha transmite desde el principio cierto desgarro, explicado a medias por esa infección de garganta que tuvo, pero la otra mitad; el sentimiento, se nota que emana de más abajo que las cuerdas vocales. Lucha fue una pionera en un mundo de machos; el mariachi hasta entonces era cosa de hombres ciertamente. Las mujeres de cantina también lo eran de dudosa reputación. En ese sentido fue la primera mujer artista que cantó mariachis.

Es uno de esos ejemplos de mujer atormentada, más cuando se recuerda su alcoholismo y suicidio posterior. Vivía en un mundo, una época, que le negaba su identidad y que la sometía a presiones difíciles de soportar. Pasa igual en todos lados: Lo que sobresale del calzoncillo asusta tanto como lo que sobresale del seso, sean cuernos o ideas preclaras, y tendemos a limarlo. Lucha luchaba contra una discriminación de género que se materializaba en la imposibilidad de casar su vida familiar con la profesional... en aquel entonces la discriminación se basaba en el prejuicio y hoy la basamos en la productividad. No parece que hayamos cambiado mucho. Más bien hasta se han perfeccionado las sutilezas, y lo malo es que ha sido de parte y parte... parece cierto que el mal ejemplo se aprende mejor y por otro se ha aprendido a hacer pasar por loable lo injusto.

Nos quedó su ejemplo y su voz memorable. El oro de su época dorada se tornó sepia como el metraje de viejas películas pero su recuerdo brilla como el primer día en un soleado Jalisco.

Monday, July 20, 2009

Asignatura pendiente




¿Para qué?, esta es la desilusionada pregunta que se hacen todos los que con ilusión esperaron una segunda parte a la gesta lunar que se conmemora hoy como la cuarta década; en términos humanos la edad de plenitud actual en nuestra especie. Antes todo son hormonas y cierta locura y después todo es decadencia... o eso nos quieren vender.
Este aniversario quiere promocionarse como el motivo para volver, esta vez para quedarse y por fin tener continuidad; la llegada a Marte.
Hoy día hay tecnología para ir pero no para volver; una nave con el mismo sistema que el que se usó para la Luna, un cohete por etapas, da para posarse sobre la superficie del planeta... el problema sería escapar de la gravedad para volver. Amén de los meses que se tardaría en llegar encerrados en una lata tan reducida; agua,comida, intimidad, espacio vital... son cosas siempre necesarias de las que no parece que podamos prescindir fácilmente.
La gesta lunar demostró una paradoja; hay espacio para la fuerza bruta en algo que se supone el mayor reto a la inteligencia de la especie. El 99% del cohete Saturno en peso era combustible... nada de superordenadores ( sólo 72 kb de memoria grabados en núcleos de ferrita eran suficientes para comandar la nave), ni muchísimo menos motores con métodos complejos de propulsión... lo que sí hubo de diferente en todo eso fue la ilusión.
Ilusión por conseguirlo sí que hubo a toneladas. No se tenía ni idea de cómo hacerlo pero había un motivo para conseguirlo... los bloques políticos cayeron, el mundo cambió, lo importante fue banal y lo accesorio mutó a necesario. Pero cuarenta años después de todo aquello aparte de los escombros, piezas de museo, experiencias personales de todo tipo para los astronautas y el regusto amargo por un tiempo que se fue, quedó la ilusión, la emoción de que una vez se fue capaz de hacer algo así.
La asignatura de Marte nos queda pendiente. Después no volveremos atrás.

Sunday, July 19, 2009

Autorretrato

Si no se empieza no se acaba. No ha salido bien; el óvalo de la cara más corto y el contorno de los ojos demasiado marcado. Pero ha valido la pena; hay quien dice que parece un Kokoschka... bueno, lo dejamos en cubista y ya intentaremos progresar.
Personalmente me gustaría evolucionar hacia algo más natural.
Me hice un potaje con los pasteles; tantos colores me desorientaron mientras estaba más pendiente del bosquejo que del tono adecuado.
Mientras dibujaba Kevin Kern me acompañó. Su música me reconforta aunque últimamente prefiero la mejor melodía de todas; el silencio... oigo el crujido de las barras de pastel sobre el papel y es como si recordara un sonido que hace años que no oigo. Me refiero a cuando escribían en clase en la pizarra... o más atrás en el tiempo a las clases de preescolar cuando nos mandaban a pintar y en el parvulario sólo se oía el apretar de los creyones sobre el papel y si acaso algún afilador.
Pero no añoro nada de aquel tiempo, simplemente divago.
Voy a alternar pasteles con cera aguarrasada. Pienso que en esto de pintar se debe alternar para ir adquiriendo perspectiva... y veremos a ver que pasa, o no.

Saturday, July 04, 2009

Carta de ajuste

Los más pequeños no podrán recordarlo pero hasta principios de los 80 del siglo XX las emisiones televisivas no empezaban hasta el mediodía. Empezaban con esta carta de ajuste; un aburrido círculo del colores del que pocos sabían para qué servía y es que en aquel tiempo dentro de las televisores no había un chip que equilibrara la calidad de la imagen y uno tenía que regular color, brillo y hasta orientación de la antena... hoy día sólo te dejan facilidad para el volumen pero entonces como ahora te lo suben de forma deliberada en los intermedios comerciales.
La carta de ajuste fue un icono de la época y como prueba hasta tiene su propio museo en Reino Unido de la mano de las más popular de las cadenas públicas europeas; la BBC.
La carta de ajuste, aún con su monótona música, era un homenaje al tiempo libre; si no ha cambiado la cosa hasta finales de los noventa por ejemplo en las Seychelles a la hora de la cena la emisión se corta con la carta de ajuste: La cena es un momento para compartir con la familia.
Todo empieza y todo acaba, de una forma u otra no siendo necesariamente un bucle. A última hora de la noche ponían la programación del día siguiente y luego el himno nacional... aunque creo recordar que ya en los últimos tiempos sólo era imágenes documentales de paisajes nacionales.
Los momentos dedicados al ajuste son siempre necesarios. No hay nada más valioso que la ilusión primero, y luego tu tiempo. El tiempo libre nunca es tiempo perdido, aunque no se haga nada... total, siempre hay tiempo para lo incómodo.
Cierro la emisión por hoy con este recuerdo de 1986: