Monday, May 29, 2017

St Neots

 Pronto hará un año desde el inicio de una nueva etapa vital. Quiero pensar que ha sido el azar quien me ha hecho venir a esta pequeña ciudad del este de Inglaterra pero posiblemente no sin antes un trabajo previo y poco azaroso de a su vez búsqueda de trabajo.

Hecho de menos el silencio y la lontananza azul de donde vengo. Sin embargo aquí la periodicidad de las estaciones me ha llamado la atención con nuevos colores, flores y amaneceres... ahora en los días claros mi lontananza es verde.

A menudo recuerdo la vida que dejé aparcada: Ya sé que de los viajes no se vuelve igual que como se fue ni las cosas seguirán como se dejaron pero tengo la esperanza de que vayan a ser mejores al menos.
De entre lo que se ha dejado atrás, las experiencias y los amigos ha sido lo más preciado. Las primeras me han servido para tomarme con calma los cambios y saber estar. De los amigos me ha reconfortado enormemente que han prosperado. La familia, como la isla, viven dentro de mí y aunque me preocupan sé que a su manera están bien.
Ahora debo encontrarle un nuevo sentido a esta experiencia de expatriación. Mi viaje a Ítaca apenas empieza. Por lo pronto seguiré la máxima de hacer de mi trabajo mi mejor legado y llegado el momento, irme como llegué; en silencio.
Mientras, cada día es un descubrimiento y una plegaria de agradecimiento, y es que para esta tierra sólo tengo una palabra: Gracias. 





Friday, May 20, 2016

Un nómada

"...cómo decía mi abuela: - Si quieres ser feliz, no analices."
"Todo lo que he hecho vive debajo de mi piel... para mí todo es presente."

(Miguel De la Quadra-Salcedo en una entrevista de Nicolás Fabelo)

Miguel De la Quadra-Salcedo. Foto: 20minutos

Dicen que despiertas a la adultez cuando los funerales empiezan a asomar en tu agenda, y viejo cuando la saturan. Hoy en la transición entre las dos etapas me toca despedir a un querido recuerdo de la infancia.

Yo lo conocí en 1996 cuando se organizó un acto de presentación del rally de aventura  Camel Trophy  en el Aula Magna del Aulario de Guajara, ULL, de aquella edición que iba a ser por tierras de Borneo. A la postre lo llamarían el "último Camel Trophy clásico". Recuerdo que muy tímidamente levanté la mano en el turno de preguntas y lo hice sobre cómo organizaban el tema de las vacunas.

Yo no lo conocí sin bigote, quiero decir que lógicamente no guardo recuerdos propios de su etapa de juventud, cuando fue atleta y ni tan siquiera de cuando era reportero. Aunque él mismo decía que nunca trabajó y su único lugar de trabajo fue TVE , lo cierto es que fue uno de los primeros en eso de "reinventarse profesionalmente". Nos hubiera ayudado mucho su ejemplo en estos pacatos tiempos; el "ser dueño de tus horas", hacer las cosas con pasión, no tener aprehensión a la aventura y a la incertidumbre, perseguir tu verdad y tus sueños, compartir tu pasión y tener cierta confianza en la bondad de la vida.

Aunque mis primeros recuerdos de él propios son de un programa de 1984 titulado "A la caza del tesoro", que era una suerte del búsqueda de un objeto con pistas que los concursantes tenían que proporcionarle desde el estudio de televisión, mi recuerdo más nítido es de su protagonismo y compromiso con el proyecto Ruta Quetzal . Envidiaba a aquellos participantes que iban a una aventura de conocimiento por un lado y por otro me hermanaba aún más con América al ver su profundo respeto y admiración por las culturas de aquellas tierras. Había quien lo llamaba "aventurero", para mí era un periodista.

Me gustó mucho su faceta humana en aquel acto de 1996. Nos habló de la incipiente rebeldía de sus propios hijos que por lo visto entonces según él eran algo perezosos o desmotivados... normal, eran los años de esa suerte de dolce vita española... para empatizar con nuestro propio recelo a supuestamente participar en la aventura de adentrarse en una selva al otro lado del mundo. Por supuesto que ya todo el pescado estaba vendido, el acto era ante todo promocional, pero hablaba de la selva como un reto personal de superación futura para quien quisiera explorarlo como él.

Lo conocí en la época que a él menos le gustaba de su propia carrera; idos los tiempos del reporterismo con película fotográfica y en ciernes la llegada de la digitalización y la globalización, en la transición entre los dos mundos. Tal vez allí lo que veía era cómo se asomaba a una nueva etapa vital, la vejez, y se aprestaba a dejarnos un legado. Como un nómada estaba recogiendo su mochila para un nuevo caminar.

Me dejó el amor por el buen periodismo, nos dejó la enseñanza de hacer las cosas con pasión. Hasta siempre.


Monday, November 30, 2015

Retaguardia

  Margaret Hamilton en 1969 




Margaret Hamilton escribió el código que permitía a los ordenadores de la misión Apollo navegar y orientarse por el espacio para llegar así a la luna.

En la fotografía aparece junto a los tomos que componían las líneas de código para el software de navegación del Apollo XI.

Todo eso en un tiempo en que su profesión; desarrolladora de software, no existía, de hecho la revista Wired le dedica un artículo donde la declara inventora del mismo. Tan era así que al principio aparte de que nadie entendía qué hacía, tampoco siquiera había asignación presupuestaria para el concepto de "software" en el proyecto Apollo.

Siguió evolucionando posteriormente, abandonando la NASA en los años setenta, y fundó su propia empresa, Hamilton Technologies, Inc., en la que ella y su equipo siguen desarrollando software.

Sin embargo todo eso no estaba previsto: Al licenciarse en Matemáticas tenía planeado estar tres años apoyando a su marido para que terminase sus estudios de abogacía en Harvard siendo además ya madre en aquel entonces.... pero el sueño de llegar a la luna, el proyecto Apollo, se cruzó en su camino y se embarcó en la aventura.

Hoy día la NASA nos tiene acostumbrados a una imagen "cool", desenfadada, informal, promotora del talento joven y hasta un punto irreverente, eso sí, entonces como ahora muy patriota dentro de la internacionalidad. Pero antes del ingeniero Bobak Ferdowsi con corte de pelo estilo mohicano dirigiendo la llegada a Marte del Curiosity con gran profesionalidad, como bien recordara con cierta comicidad el presidente Obama lo normativo en los tiempos de su colega Jhon F. Kennedy había sido la camisa de botones blanca, raya al lado, gafas de pasta y bolígrafos en el bolsillo de la camisa, habiendo pues mejorado mucho el estilo.

Y es que la NASA no ha sido ajena a los cambios sociales desde sus inicios, más bien un fiel espejo de los mismos o, incluso, cierta vanguardia. Quizás debido a la misión; explorar el espacio, y a su doble naturaleza, militar y civil, la NASA ciertamente estuvo a la vanguardia de muchos adelantos en las formas de trabajar, de motivar y de gestionar equipos de alto rendimiento, de aquello que antes de la recesión llamaban "gestión del talento" y después de ella "retención del talento", de las organizaciones matriciales , y en los últimos tiempos de la gestión del "más con menos" en unos presupuestos cada vez más exiguos. Sin embargo también había una retaguardia:

En los años de la Guerra Fría y en los primeros de la carrera espacial la imagen pública más sobresaliente era la de los astronautas y pilotos de pruebas, mientras que a sus esposas se les relegaba a un bonito complemento ejemplo de la perfecta familia americana, o todo lo más  a diligentes y discretas secretarias. Poco se hablaba, o se veía como un estigma, del divorcio cuando era producido por las misiones tan absorbentes de los maridos que muchas veces llevaban su estrés a casa o de lo que, simplemente, era una difícil convivencia en esas circunstancias.

Margaret, y otras ingenieras (muy escasas), contribuyeron a cambiar ese papel subordinado de la mujer en la organización. Posiblemente no les diera tiempo a acabar con fenómenos como el "techo de cristal"  , quizás sea que hay cambios que son generacionales y debamos esperar bastante tiempo, pero pusieron de manifiesto el camino a seguir para que haya oportunidad a la igualdad; el conocimiento.

Ellas pudieron significarse porque el conocimiento sobre lo que trabajaron era escaso entonces, no en vano ahora la programación es un mundo altamente masculinizado pero no lo era así entonces; ellas fueron pioneras.

El ejemplo está ahí: Se puede hacer.

Monday, September 21, 2015

Bill McKibben

 "Los que están suficientemente locos para creer que pueden cambiar el mundo, son los que lo hacen." 
                    Steve Jobs (1955-2011)

William Ernest McKibben (1960), conocido como Bill McKibben, es un medioambientalista estadounidense, especialmente conocido en EEUU por sus libros y artículos sobre el impacto del calentamiento global.

Conocido en España sobre todo por su libro de 1990 "El Fin de la Naturaleza" donde no se refiere al fin del mundo sino de la naturaleza tal como la conocemos, lamentándose que hayamos pasado a vivir en un "mundo post-natural". Con los años pasó de la mera discusión intelectual al activismo mundial denunciando temas relacionados; la extinción de las abejas, las prospecciones petrolíferas en el Ártico... pero no está sólo, junto a su mujer, escritora, Sue Halpern, el físico James Hansen, el escritor y granjero defensor de la agricultura ecológica Wendell Berry, la periodista e investigadora Naomi Klein, el político Al Gore y tantos otros han seguido una senda activista que, quizás, haya contribuido a desembocar en movilizaciones incluso a nivel de Estado como la sentencia del Tribunal de La Haya en la que se establecía la obligación del gobierno holandés de proteger a sus ciudadanos contra el cambio climático. La tendencia es pues a que llegue a ser una concienciación planetaria.

Bill McKibben aporta un aspecto controvertido a la lucha contra el cambio climático; apela a la "desinversión" en combustibles fósiles. Cree que acabar con el poder de las multinacionales petroleras y del carbón es mucho más eficaz que negociar un acuerdo sobre el clima. Aboga por convertirlas en los nuevos "parias" del mundo.

Puede sonar al concepto de boicot pero es incluso algo más que el concepto de consumo responsable: Ya no se pide sólo moderar el consumo y la actividad de estas multinacionales sino también quitarles el poder social y político que tienen, ¿cómo hacerlo?.

Estamos acostumbrados a pensar en las finanzas no como un continuo sino como una progresión en el único sentido de cada vez invertir más pero hay un axioma financiero que parece olvidado; " No hay inversión sin desinversión", es decir,  tendemos a pensar en invertir a largo plazo como retorno seguro de la inversión pero el tiempo como variable no es sino un problema más: el dinero pierde valor en el tiempo.Así el largo plazo hace que, todo lo demás constante, perdamos dinero.

El petróleo y otros recursos fósiles son finitos y por tanto se concluye que invertir en ellos a largo plazo acabará siendo ruinoso para los inversores. Se intenta concienciar sobre que actualmente lo que se está viviendo en el mundo energético es una burbuja, una especulación sobre un recurso cada vez más escaso por el que cada vez se justifican acciones primero poco éticas y segundo a la larga generadoras de conflictos sociales más importantes, hasta que llegue un punto de inflexión en el que al desaparecer simplemente el recurso no quede nada, pudiendo incluso estar comprometida la existencia de nuestra especie en un caso extremo.

La desinversión aquí pues la plantean desde una justificación ética, suficiente para los más concienciados, y desde una perspectiva financiera; invertir en otros proyectos alternativos que permitan tener una posición de primacía en los beneficios futuros de esos proyectos.

No sabemos cómo evolucionarán esas ideas pero sí parece que la globalización, después de todo, comporta un cambio en todas direcciones que no se puede controlar tan fácilmente como quiénes la impulsaron pensaron en un principio. Esperemos acontecimientos.  

Saturday, August 22, 2015

Plutón

El 14 de Julio de 2015 la sonda New Horizons llegó a las cercanías de Plutón, el último planeta del Sistema Solar en ser visitado por una sonda... o ese era el objetivo: Lo cierto es que en todo lo que tardó el viaje de la sonda cambiaron muchas cosas, entre ellas que Plutón perdiera su categoría de planeta en 2006.

Cuando despegó de la Tierra sólo hacía dos años que existía Facebook pero aún faltaban dos meses para que naciera Twitter, en 2006 y siguientes años de aquella década los acontecimientos se sucedían con rapidez. A este lado de la realidad en nuestro pequeño "punto azul pálido", todo era ruido y agitación, mientras New Horizons navegaba en el más completo silencio, como así también fue su encuentro en 2015 con Plutón.

Cuando llegó a Plutón seguíamos preocupados por las trivialidades cotidianas; los programas de televisión de crónica social, cada vez más descarnados, y la penetración de las nuevas tecnologías de la comunicación que han mejorado los dispositivos al efecto pero no la calidad o el contenido de lo que se comunica... o así era en España en aquel mes de julio.

Llegó a finales del verano, del verano de Plutón, cuando su atmósfera aún era un leve halo de gases que en no mucho tiempo más se volverían a congelar y caer sobre el planetoide. Descubrimos durante aquel viaje que a Plutón lo acompañaba no sólo Caronte como luna gigante que lo hace orbitar como un sistema binario, sino además otras cinco lunas (por el momento) más pequeñas.

El encuentro fue breve, es lo que tiene no poder frenar, pero el viaje mereció la pena pues supimos mucho más sobre Plutón en unas horas que en todos los años anteriores... entre otras cosas supimos que es de color beige, que tiene montañas y una formación geológica con una caprichosa forma de corazón, que por contra Caronte es un cuerpo oscuro con un gran cráter de impacto... supimos que éramos capaces de hacerlo, de llegar a lo más lejos y más allá.

El largo viaje en silencio, la llegada a la meta... y seguir más allá. La lección de vida de la odisea del viaje a Plutón.

Wednesday, July 08, 2015

Kintsukuroi

   En estos días el silencio ha sido la consigna; el exterior porque el interior es un bullicio.

   Han sucedido tantas cosas en tan poco tiempo, eso que llaman "el cambio" que lo que era hasta ayer, hoy suena a muy lejano y mañana, peor, a incógnita.

   Tenemos la sensación del vértigo vital; todo parece girar a nuestro alrededor a gran velocidad de suerte que no sabemos si nosotros estamos también girando o por contra somos el centro de la turbulencia.

   Hay turbulencias fuera, la que a diario nos conmueve en un mundo cada vez más "globalizado". Ahora es que venimos entendiendo la dimensión de ese concepto de globalidad; cuando nuestras ilusorias singularidades parecen desvanecerse, cuando tu proyecto de vida se ve influenciado por cosas que están pasando fuera.

Aunque el Kintsukuroi tiene otro origen, su significado; la resiliencia, se ha vuelto un concepto muy actual, casi una consigna... hace unos años hasta la Psicología tradicional era bastante determinista sobre lo que le esperaba a a uno/a en la vida según su circunstancia, poco se esforzaban en hacer creer lo contrario. Si se nacía en determinadas circunstancias, salvo causas excepcionales siempre exteriores a uno, con toda probabilidad te pasaría esto o aquello. Ahora sigue siendo igual salvo que a esto a aquello te adaptas con más facilidad, o resignación, que el resto.

Por más que se haya pasado a pensar que la arruga es bella o como ahora que la cicatriz es sexy, lo cierto es que tener ambas cosas, arrugas o cicatrices, ha costado algo a sus poseedores. Puede remozarse con oro, con cremas hidratantes o estar sobre ropa de marca pero permanece, nos ha cambiado y siempre nos recuerda primero que somos frágiles, segundo, que podemos cambiar.

A veces también hay que solazarse con la compra de loza nueva y guardar los platos remozados para otros menesteres, tal vez para recordar los tiempos en que la sopera de la abuela era la reina de la mesa ... hoy sigue siendo la reina de la mesa pero como centro de flores. Todo cambia.


Monday, March 09, 2015

Larga vida y prosperidad

" Las necesidades de muchos anteceden a las necesidades de pocos e inclusive a la de uno mismo."

 "He sido y siempre seré tu amigo, vida larga y próspera"

 (Spock)


" Kate Mulgrew, Star Trek: Voyager's Captain Janeway, has joined the long line of Trek luminaries to pay tribute to the late Leonard Nimoy. She posted a statement on her official Facebook page on March 1 that read as follows:
Leonard Nimoy had dignity, gravitas, a witty and irreverent sense of humor, and an intelligence of exceptional size and dimension. In conversation, I always felt as if I couldn't afford to miss a word of what he was saying because he never failed to say something that sprang from a deeply authentic and original spirit. As an artist, his contributions have been inestimable. As a man, he stood quite dramatically alone in his singularity, and that can be said of very few.
KM "
                                                      *  *  *
 [Kate Mulgrew, la capitán Katherine Janeway en "Star Trek: Voyager", se ha unido a la larga lista de luminarias (celebridades) de Trek (la saga) para rendir homenaje al fallecido Leonard Nimoy. Posteó una actualización en su página oficial de Facebook el 1º de marzo en la que se lee: 


Leonard Nimoy tuvo dignidad, seriedad, sentido ingenioso e irreverente del humor y una inteligencia de tamaño y dimensión excepcionales. En la conversación, siempre me sentí como si yo no pudiera permitirme el lujo de perder ni una palabra de lo que decía, porque nunca dejó de decir algo que surgió de un espíritu profundamente auténtico y original. Como artista, sus contribuciones han sido inestimables. Como hombre, se puso en pie de manera espectacular solo en su singularidad, cosa que se puede decir de muy pocos.]

 Empezando por lo lógico, murió de EPOC; Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, cuya causa principal es el tabaquismo. Nimoy fue un fumador empedernido durante más de treinta años. En los últimos años animaba a los jóvenes a abandonar el hábito antes que fuera tarde.

Se ha ido.  O más bien se han ido dos al mismo tiempo; el actor, Leonard Nimoy, y el personaje, el Señor Spock, que formaban una simbiosis tal que posiblemente no se entendiera uno sin el otro. Casi se podría decir que las contradicciones vitales  y culturales de Spock se materializaban a su vez en Nimoy si bien en una suerte de némesis: Mientras que en la ficción Spock eligió la cultura vulcana y padecía la emocionalidad humana atemperando las decisiones pasionales de su capitán, en la vida real Nimoy era una persona comprometida de forma pública socialmente, y más adelante, espiritualmente en su vida privada.

Otro recuerdo, precioso, más para una vida que sigue. El legado que deja Nimoy, junto con el creador de la saga Star Trek; Gene Roddenberry, puede resumirse en una palabra... aunque según para quien. Para unos la palabra es Optimismo. Una visión del futuro en la que la raza humana alcanza su cénit evolutivo al colaborar con otras especies. Para otros la palabra es Orden. Un orden en el que caben las diferencias de todos pero bajo un mando jerarquizado y unido, tal como si fuera un crisol, en un conjunto común de directrices. Esta última visión más militarizada del universo Star Trek fue suavizándose en sucesivas temporadas y series de la saga según fueron cambiando los tiempos. No debe olvidarse que son ya más de 40 años desde los primeros episodios de Star Trek, por tanto ha habido un salto generacional que conlleva siempre nuevas perspectivas.

Algunos piensan que Nimoy fue canibalizado por su personaje, el señor Spock, de suerte que lo encasilló para siempre en la serie o que la mímesis llegó a ser tan perfecta que al actor le ocurrió lo que al ventrílocuo que sólo hablaba por boca de su muñeco. Creo que el personaje ayudó al actor, como así también motivó a muchos niños y jóvenes que disfrutaron con sus primeras aventuras a interesarse por el espacio y la ciencia, o a explorar las emociones humanas en el difícil tránsito de la adolescencia.

Fotografía tomada por  Leonard Nimoy
Pero 84 años dan para mucho si se vive intensamente por lo que a menudo quedan facetas menos conocidas del actor. Fue un reputado y prolífico  fotógrafo   exhibiendo en el Museo de Bellas Artes de Houston  en el Museo Judío de New York  y con galería en R Michelson Galleries de donde es la foto perteneciente a su "Proyecto de Cuerpo Completo; un examen de nuestros conceptos de belleza y sexualidad", amén de otros muchos trabajos en los que en general el tema era el cuerpo humano, sobre todo el femenino.


"Hay tiempo para todo" parece decirnos Nimoy. Tiempo para salir fuera, a donde ningún hombre ha llegado antes, y adentro a donde sólo uno puede llegar pero no siempre atreverse a mirar. Spock, el pretendido ser de una raza completamente racional, nos enseña la intensidad de las emociones y lo precioso de tener cometidos vitales que den sentido a la existencia...que exploremos nuestro mundo, los mundos de los demás sin estrellarnos inútilemente contra los cristales como una mosca deseosa de salir fuera; a veces el camino está dentro hasta que la ventana se abra.

Ese fue el legado de Spock, el de Nimoy. Larga vida y prosperidad en tu nuevo viaja espacial por nuestra memoria.