Tuesday, September 25, 2007

Puedo prometer

Está el hoy abierto al mañana.
Mañana, al infinito.
Hombres de España: ni el pasado ha muerto
ni está el mañana,
ni el ayer escrito.
(Antonio Machado)


[ Cita de Adolfo Suárez en su discurso de investidura]


“Tenemos que elevar a la categoría de norma lo que a nivel de calle es normal”


”Nosotros haremos la democracia para los españoles. Y vamos a asombrarles a ustedes”.

“No tengo ningún apego al poder, si el partido quiere que me vaya, me voy”.

“Mi marcha es más beneficiosa para España que mi permanencia en el Gobierno”(…) “No quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la Historia de España”.


El pasado 21 de septiembre fue el Día Mundial del Alzheimer ... una mirada atrás, al período de la Transición Española, es un delicioso recuerdo, aunque seguramente sobresaltado trago, para los que eran conscientes de vivirlo.

Era otro tiempo en que sucedieron acontecimientos de una trascendencia sin par. Sólo queda el blanco y negro de un tiempo en que el departamento de protocolo en las instituciones era casi testimonial, es decir, antes de que la foto valiese más que la conversación.
Era un tiempo de rumbo incierto en el que eran posibles los retos y las ilusiones sin artificios de calculado oportunismo y estrategia. No cabían en un proyecto común.
Fue la época de los valores como estandarte de calidad; cuando dimitir no era lo mismo que decir "me vencieron" ni nadie se ocultaba en su profesión para disimular sus carencias personales ni en la profesión de los otros para reclamar mayor atención.

Después vino la madurez: Los colores se tornan más intensos pero los días son menos luminosos y más cortos... es lo primero que notamos al dejar la infancia. Así también le pasó a España.
La madurez es un periodo siempre ingrato; uno desea llegar a la edad de poder tener identidad propia, conocer el sentido y atractivo que tiene el cuerpo ajeno y quizás llegar a hacer algo que nos trascienda.Aunque llegamos a conocerlo después de todo... ¿y ya está?

Es tan inútil hablar de futuribles como de pasados hipotéticos. También después de todo los muertos, ni los desmemoriados, hablan.

Todas estas pinceladas en la historia las vivió Adolfo Suárez como primer presidente de la etapa democrática. Como pincelada de la efímera memoria mi madre le dió la mano en Valle Gran Rey en su histórico viaje de 1978 a Canarias... en aquel tiempo personalmente aún no me había descolgado del cielo para escacharme como un cristal al llegar aquí abajo.
La memoria trasciende más allá de las maledicencias, aunque estén escritas en lujosos volúmenes. La prueba es que mi madre aún recuerda aquella chispa inteligente en el apretón de manos, en aquella isla perdida entonces. Me lo contó a mí con emocionado recuerdo. Y los posibles lectores lo leerán.

El señor de la foto color sepia es Alois Alzheimer.





Monday, September 24, 2007

Mi lagar


Prensando uva con un gato de 3 toneladas.
Pues sí, ayer por la mañana terminar la faena de la vendimia fue la tarea pendiente. Para un abstemio quizás sea un sufrimiento todo este proceso aunque en ocasiones especiales tome una copa de vino o un licor.
Afortunadamente la tecnología y la climatología este año jugaron a mi favor , la primera como ventaja y la segunda como fastidio.
La Gomera este año fue pobre en caldos ya que las noches frescas pero los días cálidos y secos hicieron aparecer el oidio y como decimos aquí, se fue todo al carajo. La tecnología me salvó; unas botas de goma para no pegarse uno con el mosto y un gato con capacidad para tres toneladas de presión hicieron que prácticamente pudiese casi solo hacer todo el proceso de pisado.
Este año como estuve fuera no pude hacer un vídeo sobre este proceso completo pero supongo que no podré escapar de este ciclo y pudiera volver a intentarlo el año próximo.

Sunday, September 23, 2007

HornAfrik

HornAfrik es algo así como una de esas pequeñas velas encendidas en las vigilias de protesta. Pequeñísimas lucecitas en medio de la oscuridad susceptibles de apagarse al más mínimo soplo pero con la fuerza suficiente para remover conciencias.


Es el nombre de la primera estación de radio independiente que emite en radio, televisión e internet desde Mogadiscio, capital de Somalia.


El pasado 11 de agosto se volvió famosa esta estación de radio... cuando mataron a uno de los periodistas y al día siguiente a otro que iba al funeral. Habían sido tres los pioneros, tres somalíes de adopción canadienses. Quizás si no hubiesen sido canadienses hubieran sido anónimas estadísticas pero merecieron un puesto por unos días en el olimpo de la CNN.


Sobre Somalia, HornAfrik y la triste cifra de periodistas asesinados o silenciados año tras año no voy a hablar. De esta noticia, que por cierto, no hubiera sabido a no ser que hubiese estado en Canadá pues para la perspectiva española Somalia queda lejos, empero lo que me llamó la atención fue la pregunta de por qué.


Tres muchachos de origen somalí, residentes y ciudadanos canadienses, deciden emprender el proyecto de HornAfrik y emitir desde Mogadiscio, una de las ciudades más peligrosas del mundo, en un país sin Estado y donde tu vida no vale ni una crítica... no me quiero ni imaginar si apareces por allí con zapatillas de marca.


¿Merece la pena?. Sales de un país donde el conductor del transporte público, puntual y eficiente, te da los buenos días al subir y al bajarse el pasaje dan las gracias. Donde tomas un periódico de una caja abierta y pones tú el importe dentro junto con el resto de la recaudación y nadie lo roba ni se va sin pagar... y vas a Somalia.


No puedes cambiar la dinámica de una situación que lleva escribiéndose con sangre desde hace más de una generación, incluso te preguntas si no te arrastrará a ti aunque, después de todo, es tu país, tu gente... aunque no tu modo de vivir ni de ver las cosas. Eres extranjero allá y acá más de lo mismo, sientes la tierra pero no comprendes a sus gentes.

Emigrar siempre ha sido un proceso estresante pues conlleva una adaptación entendida como asumir una nueva identidad. Normalmente el proceso es pasar de lo malo conocido a lo que se cree bueno pero que es distinto, duro y muchas veces excluyente. En el último siglo de la nostalgia hemos pasado al Síndrome de Ulises, es decir, de la propia dificultad individual al estrés que impone un nuevo entorno hostil pero al que se emigra por nuestra natural aspiración a mejorar y progresar.

Este caso es al revés, del paraíso al infierno, o tal vez no. Puede que volvieran a donde nunca estuvieron porque en Canadá hubieran seguido siendo periodistas de segunda enterrados en una gigantesca redacción y en Somalia, donde todos ciegos el tuerto es rey, tenían una oportunidad. O bien lo han hecho no ya por un deber cívico o patrio sino por buscarse a sí mismos, por tener una identidad y forjarla en la tierra de sus orígenes.

Buscarse a sí mismo es una poderosa razón para hacer cosas que nos parecen una sinrazón desde fuera.

Friday, September 21, 2007

Comiendo pizzas



Un local en Playa Santiago, la Gomera.

Luego de un baño en la playa, ¿qué mejor que reponerse comiendo pizza marinera?. En estos días las calmas de septiembre ofrecen un mar tranquilo y cálido para bañarse.

Me alegró mucho volver a ver a Bruno, el propietario del local, aunque al principio no nos acordáramos del nombre del otro... ni yo sabía que era el propietario.

Al preguntarle si trabajaba respondió:"- Cuando me dejan." Personalmente me alegra siempre el éxito de los otros: Son la demostración de que uno también puede conseguirlo.

En la foto mi amiga Marioli apurando su día libre... mañana volverá a vender billetes para el Garajonay Express .

Thursday, September 20, 2007


Un refrescante té de frutas en Vallehermoso.

Saturday, September 15, 2007

Thursday, September 13, 2007

Bolsillos; un mundo secreto


Conocía hace tiempo una página web hecha por dos chicos rusos, Face your pockets! , que ya tiene hasta su versión en inglés a propósito de esta curiosa idea de expresión artística:
La idea básicamente es que uno vacía sus bolsillos sin discriminar nada, pone las cosas sobre el escáner y pega su cara.
El resultado es un sugerente collage en que uno mismo puede verse reflejado, o sorprenderse del peso extra que uno lleva encima.
Esta composición la hice a la noche siguiente de regresar de un viaje. Como quiera que estaba bajo los efectos del jet lag agoté aquella madrugada con esta expresión de creatividad. Después de todo, es raro que lleve muchas cosas en el bolsillo pues para eso prefiero la mochila que, esa sí, parece la de McGyver.
Debido a que había practicado senderismo y orientación llevaba cosas curiosas; un traductor español-inglés y diccionario inglés Merriam-Webster, un mp3 de Blusens, las llaves de un Renault que dejé en Europa ( y que al volver me habían dejado en reserva), pegamento La Gotita (Akapol), el nuevo móvil Ericsson, un pendrive de 1GB de LG, 10 libras inglesas, unos pocos peniques canadienses, una linterna de bolsillo, un pequeño teleobjetivo de acople magnético genérico para la videocámara y una brújula de orientación en mapa (total, para lo perdido que estoy siempre da lo mismo llevarla o no).
Pero ya digo, la que sí tiene cachivaches increíbles es la mochila, desde un silbato hasta un cable adaptador USB macho y hembra... sí, soy como me llamaba un amigo canadiense, un "Techy" (caracterizado por la innovación tecnológica)... preferible a ser otra clase de cosas, ¿no?.
Cuando veo las distintas composiciones que resultan de otros bolsillos experimento un sentimiento de conmoción, y es que muchas veces viendo sólo la cara de la persona jamás habrías imaginado que pudiera llevar algún objeto determinado en los bolsillos; ¿qué probabilidad hay de que un chico con estética punk lleve una entrada a un concierto de jazz?, ¿y de que una chavala de 16 lleve un bote de lubricante anal Pjur en base de silicona?.
Agradezco que cada día sea un sorprendente descubrimiento. Sí, hay vida más allá de mis obligaciones diarias.

Saturday, September 08, 2007

Enchereda

Hacía tiempo que quería volver a este remoto lugar de la isla, entre los municipios de San Sebastián y Hermigua. El espacio señalado en rojo es más o menos lo que ocupa el Parque Natural de Majona (no confundir "nacional" con "natural").
Enchereda como tal es la cumbre, de la que fluyen dos barrancos principales; Majona en San Sebastián y Juel en Hermigua. El barranco de Majona es un barranco propio de la vertiente sur, es decir, profundo, angosto y seco aunque en los setenta lo repoblaron con pinos. Juel por su parte es más verde y las vistas sobre los acantilados son sobrecogedoras.
El recorrido por una pista que atraviesa la zona dura unas siete horas caminando sin mucha prisa pero sólo está asfaltado un pedacito en la vertiente de San Sebastián.
En esta zona la prudencia es aconsejable pues de necesitar ayuda ésta tardaría en llegar.


Un remoto lugar en Gomera









Piña colada


Tomando un refresco.

Sunday, September 02, 2007

Arena negra


Rebozado en arena volcánica.
Glorioso y sencillo placer es la playa. Este verano a donde fui necesité ropa de abrigo y en los estertores finales de agosto me permití sólo unas horas de tueste bajo el sol y sobre la arena negra de Valle Gran Rey. No mucho más pues las quemaduras solares podrían luego no dejarme dormir unos días... en cualquier caso intentaré aprovechar las calmas de septiembre para ir de nuevo.