Saturday, November 24, 2007

Mamá

No recuerdo haber visto Marco en la infancia. Creo ser de una época posterior aunque mi propia madre sí lo recuerda con emoción.
En la vida real hubiera sido una auténtica proeza haber hecho un viaje así, no ya sólo cruzar el Atlántico en barco sino además, creo, gran parte de Argentina... y sin dinero. Quizás la época en la que se ubica la serie en cierto sentido diera pie a cierta inocencia. Hoy día un niño o un adolescente, pese a nuestra cacareada protección a la infancia, correría riesgos difícilmente asumibles y que poco tendrían que ver con rigores climáticos o geográficos... Protegemos a la infancia, sí, pero sólo a la nuestra, a la particular de cada uno, los hijos de los otros no son tan importantes.
Aunque es verdad que en la serie Marco conoce la muerte de seres queridos ( una burra por ejemplo), el engaño y la explotación, la soledad y ejemplos de vidas duras y miserables, siempre hay esperanza; la fuerza interior de Marco basada en la meta de encontrar a su madre. Y un final feliz; la familia unida y la incalculable madurez que Marco adquiere... A menudo las historias de emigración reales acaban con fines tan divergentes que sus protagonistas se preguntan si mereció la pena o si realmente fue positivo.
Pero ahí queda la ilusión. Una fábula moderna sobre la superación humana, esa incontenible fuerza que nos caracteriza para lo bueno y para lo malo.


Tuesday, November 20, 2007

Infancia



Hoy es el día internacional de la Infancia, o el Día del Niño. Aquí en la foto mi sobrino Ángel, bien rebozado en tierra, jugando en un campo de millo (maiz).
Un día para recordar a los miles de nuestra especie que no llegan a adultos. Tanta vanagloria del raciocinio y, como especie, tenemos más o menos en proporción la misma tasa de mortalidad infantil que las gacelas que se quedaron a correr por el Serengueti. A aquellas se las comen los depredadores, a estos los depredamos nosotros mismos con curiosos artificios; sistemas de reparto injustos, estructuras grupales muy competitivas e ineficientes... puro instinto animal.
Pero la mirada de un niño sigue siendo también lo que dispara nuestro instinto para vivir, y tal vez, algún día superarnos.

Sunday, November 18, 2007

Un huerto

Por fin conseguí reconfigurar el teléfono móvil para poder bloguear las fotos que saco... Los habemos zoquetes; intentaba usar un protocolo Java y estaba como encasquillado. Eso me pasa por dar las cosas por supuestas.
Aunque la foto me sugiera la salsa tabasco no voy a escribir de eso, ni a hacerla aunque quisiera toda vez que aquí no crecen robles y usamos barricas de castaño.
La tomé hoy cuando fui a visitar el huerto que tiene mi abuela... evidentemente para "saquearlo". Voy a ver si desocupo un terrenito pequeño que tengo al lado del chabolo para sumarme a la economía de supervivencia del barranco donde vivo ahora:
En mi profesión es necesario prestar atención a las cosas, observar y tratar de obtener implicaciones (que no causalidades como mi jefas suponen). Hace tiempo me di cuenta del canto de los gallos.
Vivo en una región rural que sufre declive poblacional, primero por un ciclo económico adverso con alta emigración y ahora con el lógico envejecimiento. Vamos, nada del otro jueves en comparación con otras regiones españolas, ya sean isleñas o peninsulares.
Hace unos años, antes de la llegada del Euro, era raro oir el canto de un gallo por la mañana. Ahora no necesito despertador aunque cada uno canta cuando le da la gana: La razón es que a cada gallo le acompañan un par de gallinas, y estas dan un par de huevos cada día.
Quien ha podido permitírselo ha rehabilitado el gallinero y ahorra un poco aunque sea en los huevos. Mismamente ha ocurrido así con los pequeños huertos de al lado de casa.
Cuando se habla de grandes cifras económicas las personas suelen quedarse fuera, y si viven en el campo más todavía. Si a alguien le interesa saber más sobre este fenómeno lo puede buscar por "Inflación Encubierta del Euro"; un interesante debate económico, político y social en toda Europa en este momento.

Wednesday, November 14, 2007

Jack Daniel´s


Una de mis lecturas adolescentes eran las revistas de divulgación científica, me encantaban esas fotografías llenas de colorido, las ilustraciones de cosas que no se habían visto pero se supone están y en fin, todas esas cosas que la curiosidad impulsa a leer.
Recuerdo que conocí el famoso whisky Jack Daniel´s a través de los anuncios de una página en una de estas publicaciones, la revista Muy Interesante.
Me sorprendió que amablemente invitaran a ponerse en contacto con la compañía así que les mandé una carta con mi exiguo inglés de entonces... y contestaron.
Un precioso sobre con el logo dorado y la primera vez que alguien me llamaba "mister". Dentro un cuidado tríptico en papel de alto gramaje y el proceso y singularidades de ese producto y el entorno donde se produce explicados en español. Todo eso ocurrió hace ya casi dos décadas.
En aquel tiempo conceptos como "marca empresarial", "publicidad por target","imagen de marca" y otras rarezas publicitarias eran como el entrecomillado algo casi esotérico.
La destilería que fabrica este whisky es una rareza dentro del mundo empresarial toda vez que fue fundada en 1875 y desde entonces ha sobrevivido. La identificación de Lynchburg, el pequeño pueblo donde se fundó la destilería, con el producto es tal que se diría forman una simbiosis y me recuerda a la identificación de Silicon Valley con las empresas de informática de hoy día donde uno no se entiende sin la presencia de las otras.
Las bebidas alcohólicas dentro de la publicidad tienen una dilatadísima historia y este producto a su vez es percibido por los consumidores de una forma dual; mientras que algunas marcas o productos se asocian con un estatus alto otras marcas se asocian con un consumo masivo.
Al menos en España todo quisque que haya ido a pulirse en una escuela de publicidad o haya estudiado consumo después de la década de los 60 recordará ese tan manido ejemplo de los primeros días de clase; "Soberano es cosa de hombres"... bueno, también hay bebidas femeninas, nacionales... hasta revolucionarias como ciertos rones cubanos que uno, aunque abomine del alcoholismo, debe al menos probar si tiene oportunidad.
Ya puesto a apañar para casa, también en España hacen ron, el ron de Arehucas , aquí cerca en el municipio de Arucas en Gran Canaria... un vestigio del primer cultivo extensivo de las islas; la caña de azúcar.
Nunca me he visto en esa tesitura pero escribiendo sobre estas bebidas espirituosas la verdad que pienso que de tener que pasarlo prefiero acabar a cuatro patas tras haber cogido una cruda con estos licores que no con un vulgar calimocho. Hasta para caerse tieso al suelo uno debe de tener estilo.

Thursday, November 08, 2007

Un merlot

No me considero un gourmet en el sentido absoluto del término, sólo que me gusta comer bien. Por desgracia como muy poco porque, curiosamente, me aburre. Me gusta lo exquisito y aprecio lo sencillo:
Me gustan lo que considero "sabores puros", quiero decir por ejemplo que las verduras no me gustan cocidas pero sí crudas o las ensaladas, la carne poco hecha, los pescados en su jugo, salsas las menos posibles y postres pequeños de sabor fuerte.
Pocas cosas me disgustan tanto como ver en una mesa un plato colmado... si uno quiere más ya se servirá después de saborear la primera ración. No me gustan las comidas "comunitarias" o campestres pues el objetivo no es comer sino pasar el rato, y para ese cometido mejor hablar que tener la boca llena.
Aquí saboreo un vino merlot australiano... qué cosas en España es muy raro que consuma alcohol y lo voy a hacer en un país con altísimos impuestos para el alcohol. Pero mereció la pena, son difíciles de encontrar estos vinos aquí por obvias cuestiones geográficas y de mercado. También tuve la oportunidad de probar los raros vinos del Valle de Okanagan que cuentan hasta con su festival de degustación y todo. Tienen de particular que son quizás uno de los caldos que más al norte se cultivan: Okanagan es un valle en medio de las Rocosas canadienses, aprisionado ahí tienen un clima bastante seco en contraste directo con el resto de la muy lluviosa Columbia Británica.
En esto pensaba al ver viejas fotos.

Wednesday, November 07, 2007

USB

Qué cosas, con mis dispostivos USB veo que se cumple también a su manera la Ley de Moore a propósito de la actualización de las capacidades informáticas. Del pendrive de 250MB pasé al de 1 GB y ahora al de 4GB... también experimento ahora con la tecnología Bluetooth aunque me temo que sin demasiado éxito.
En estos días he estado ausente, reflexionando. Básicamente la gran pregunta ha sido "¿Merece la pena?".
Voy a ver si termino de preparar un vídeo sobre animación con plastilina que tengo en mente antes que acabe el año.