Monday, May 28, 2007

Hamalgama Métrica

Hamalgama Métrica



amalgama.
(De
lat. amalgama).
1. f. Unión o mezcla de cosas de naturaleza contraria o distinta.
2. f. Quím. Aleación de mercurio con otro u otros metales, como oro, plata, etc., generalmente sólida o semilíquida.

Pasado el rebufo electoral aunque no todavía el de las amalgamas es cuando escribo sobre una noticia surgida al calor de precisamente el proceso electoral valga la redundancia.

Redundancia sería el volver a reirse de los disparates que se escriben en base a la estadística. Olvidamos a menudo que la estadística es la rama de las matemáticas más jodidamente humana de todas. Redundaría si volviera a repetir la sarta de descalificaciones y cábalas casi místicas que los números dan. Y no redundaría, sino que sería más tonto de lo que tengo que aparentar, si se me olvidara que en cuestión electoral la estadística topa aún en España con la treta y el engaño, con el despiste y el desquite de un electorado siempre avieso.

Ojo cuando se pide el voto... la sonrisa no se sabe si oculta complicidad o malicia. Quizás sea eso lo adictivo de este divertido juego de poder que a tantos envicia.

Pero no redundo en cómo debiera haberse llamado esta reflexión: La importancia de llamar a las cosas por su nombre.

¿Hamalgama Métrica?, empero, no discuto la metodología para los sondeos pero el nombre... la falta de ortografía para llamar la atención es un interesante recurso pero por una "amalgama métrica" ,suponiendo que obviemos los matices de lo métrico, uno tiende a comprender algo así como " rico potaje de números que se pueden aderezar con gofio y hacer escaldón"... así fue el sondeo.

Se debe ser cuidadoso con el nombre de tu proyecto, de tu empresa, aunque no lo parezca pasa como en La Historia Interminable de Michael Ende; nada existe ni es como es hasta que tiene un nombre y una historia.

Cuidado pues con los detalles.

Para la historia indexo ahora una foto que en su día me hizo sonreir por la fina ironía de su autor que quizás sin darse cuenta captó el contraste entre el campo de tuneras y el alicatado hasta el techo entonces presidente autonómico Adán Martín... no sé por qué, o tal vez sí, siempre lo pillaban en la pose menos elegante o en esos insufribles cortes en su discurso circunspecto y circular: Otro tronco para el fuego de la Autonomía.

Imagen tomada tras la tromba de agua que afectó a la isla de Hierro en 2007. Detrás el Presidente del Cabildo de Hierro, Tomás Padrón... o pudiera ser también el Delegado del Gobierno, José Segura; no lo distingo bien. Publicada en su día en Canarias Ahora.

Recuerdos de Egipto




Al fin he terminado el largo camino para editar los vídeos que tenía pensados sobre Egipto... largo porque en todo este tiempo no he encontrado motivación para hacerlos. Fue el otro día cuando viendo fotos viejas me acordé de mi gigabyte de fotos de Egipto y pensé en cómo sacarle partido a tanto material.


Confieso además que deseaba ya probar el nuevo Pinnacle. Vamos a ver si empiezo a practicar con el efecto Chroma Key y PIP (Picture in Picture), aunque de momento lo que espero es irme recuperando poco a poco de las emociones de estos últimos días.

Veo con cierta desolación que casi hago vídeos calcados de los mismos monumentos... aún así Egipto merece la pena pues por mucho que uno vea las cosas en documentales o libros nada es comparable a la emoción de verlo tú mismo. La experiencia todavía hoy es un bien único que no se puede comprar ni vivir a través de los otros.

Incluyo aquí entonces el resto de la trilogía, mí trilogía sobre Egipto; Monumentos, Poderoso Nilo y Egipto y yo. Son en cierto sentido mis reductos de memoria. Mi blog cada vez se va pareciendo más a un album de recuerdos pues ya no recuerdo los primeros post y a veces me asombro de mi propio crecimiento.

Ahora mismo mi mente trabaja a toda máquina, luego del trabajo por supuesto, en planear mi próximo destino. Debo volver a culminar un ciclo.


Tuesday, May 22, 2007

¿Vamos a Egipto?




En estos días de fervor político en España mi mente ha vuelto a viajar a Egipto y regalo aquí pues una visita rápida y sintética a ese maravilloso país... veo que me visitáis muchos en Venezuela y no buscando precisamente información sobre la burundanga, afortunadamente.

Creed en los vuestros.

Hacía ya casi nueve meses que estaba gestando el hacer estos vídeos, serán tres, sobre el viaje que hicimos a Egipto. Hablé de las primeras impresiones al volver y ahora con el paso del tiempo y el necesario reposo es cuando se habla echando de menos hasta las incomodidades.

Nunca olvidaré la llegada a Egipto, al aeropuerto de Luxor. Algo me indicó que aquello era muy diferente; la pista no era de asfalto sino hormigón dispuesto en bloques. Fue como salir del útero materno, o sea, del avión y del fresquito, al exterior, o sea, a un aplastante calor que abofeteaba sin piedad. El asfalto a más de 50ºC digamos que no es recomendable para ningún neumático y es preferible el desgaste aterrizando en cemento.

Al fin llegaba a mi sueño de infancia. A aquellos cromos con imágenes de lugares famosos, las Pirámides y la Esfinge las primeras. A las lecturas de Quinto Curcio Rufo sobre Alejandro Magno... en fin, esas majaderías de todo empollón. Pero en aquel momento lo que hacía era otro rito; un rito de madurez. Vuelto de América, ahora me permitía las primeras vacaciones oficiales en España.

Ay Señor, quizás sean esos pequeños logros eso que llaman la esencia de la vida. Viajar es una experiencia que recomiendo; abre el espíritu.. y si te descuidas o deseas otras cosas... y, sobre todo, limpia de telarañas la calavera del coco más duro.



Thursday, May 17, 2007

Hacia la luz

En la infancia a veces ocurre que los niños se inventan un amigo, un amigo invisible, el cual no tiene nada que ver con el popular juego de empresas y otras colectividades.
Es un amigo imaginario con el que el niño habla y/o juega, le da identidad y a veces lo personaliza en un juguete concreto. Algunos investigadores lo asocian a niños que viven en soledad.
La vida a veces es un acto de soledad; el primero, nacer, salvo excepciones y siempre lo es el último, morir.
Soñamos con un amigo que nos aconseje ante las múltiples vicisitudes del camino con el tino de la experiencia... y lo cierto es que ese camino casi todo él se hace en soledad. Al menos mi amigo nunca llegó.
Sólo nos consuela el ir hacia la luz con la esperanza de encontrar allí nuestro amigo anhelado y cuando llegamos lo que vemos es el reflejo de nosotros mismos. La fuerza para caminar y para seguir adelante siempre estuvo con nosotros.
Nuestro amigo era nuestro reflejo y los destellos breves que vimos el reflejo de otros, más o menos iluminados, más o menos fugaces.
Me gustaría creer que yo, mi isla, mi mundo, caminamos hacia la luz.

Wednesday, May 09, 2007

Tighassaline, el otro Marruecos




A pesar de tener Skype, y hasta con la posibilidad cierta de celebrar videoconferencias de vez en cuando, soy un usario escaso de las tecnologías VoIP o voz por internet... digamos que si soy tímido para el teléfono convencional, tambien lo soy para esta nueva versión.
Aún así, de vez en cuando abro el programa Skype y me pongo en modo SkypeMe, o sea, que acepto llamadas de todo dios... enseguida ves a varios adolescentes, sobre todo franceses, ávidos de reirse haciéndose los equivocados, o a supuestas brasileñas esculturales que pretenden acabes comulgando con alguna versión remasterizada del cristianismo... pasas de ellos como de un baño sucio.
A veces, sólo a veces, alguien interesante llama. Y esto es así porque mientras para escribir a un extraño no tenemos especial pudor, para comunicar con voz sí dado que en la voz hay un matiz emocional perceptible por tu interlocutor de forma que no puedes ocultarte ni es fácil ofrecer una imagen distorsionada de uno mismo.
Abdalláh, un muchacho marroquí que vive en Tighassaline, un pueblo en las estribaciones del Atlas cercano a Fez, fue una de estas veces. Estudia Filología Hispánica y habla francés y árabe. Cuando nos comunicamos siempre habla con profundo amor hacia Marruecos aunque confiese que a veces le duelen algunas carencias del mismo o la imagen distorsionada que tenemos a este lado del mar.
Me enseñó una página web con algunas fotos de su pueblo en fiestas. Cuando las veo me recuerdan a las fotos de los 60 ó 70 de mis abuelos en el sur de Tenerife... de cuando en Adeje aún habían calles de tierra, barriadas y casas sin enfoscar de bloques de construcción propia. Y hasta una pequeñísima población que llamaban Playa de las Américas, extendíanse varias hectáreas de tomates y plátanos. Obviamente de todo eso sólo queda el blanco y negro de las fotos.
Quizás eso sea lo que fascina y al tiempo sobrecoge de Marruecos; ver el espejo de lo que fuímos.
Un saludo, Abdalláh... suerte en ese círculo de hispanistas.


Tuesday, May 08, 2007

Tejiade




El pasado primero de mayo amaneció desapacible en la isla y a pesar de haber sido invitado a numerosos eventos decidí ir hacia el área más cálida de la Gomera. No me apetecía oir hablar a nadie.
¿Qué mejor sitio que Tejiade?. Este es uno de los municipios más alejados de San Sebastián de la Gomera pero que nadie crea que fui practicando senderismo, qué va, todo lo más una rudimentaria técnica fotográfica a tenor de permitir el viñeteado con mi flamante gran angular... esos crueles críticos de fotografía en sitios como Flirck me pondrían de vuelta y media.
Recientemente habían caído unas piedras por una de las entradas. La pista, asfaltada, discurre por un barranco pronunciado y se para a la altura de la ermita del caserío, luego uno puede seguir por un sendero hasta las playas de Chinguarime y Tapahuga... una buena pateada. Y ya abajo, salir por Tecina, el límite del municipio con el otro siguiente, Alajeró. Ahora, con mi salud tocada, esas aventuras se me antojan grandes pero es una sugerencia para los senderistas... una más entre las cientos de opciones que ofrece la isla.
En cualquier caso estas "joyas escondidas" como las llamo en mi interior son una invitación a conocer la Gomera profunda, la que no sale en las postales.

Sunday, May 06, 2007

Una gota de agua

Al fin conseguí solucionar mis problemas con Pinnacle... es un software bueno pero da muchos problemas. En fin, ya lo tengo aquí y eso es lo que importa.

El pasado fin de semana me entretuve haciendo esto; me fui a un barranco y me traje un poco de musgo a casa... la verdad que casi fue una excursión porque donde vivo los accesos al barranco están llenos de maleza y tuve que buscar un camino alternativo. En fin, cosas que pasan.

Me fascina el mundo visto al microscopio. En un par de hebras de musgo todo un ecosistema lucha por sobrevivir y lo que nos parecen monstruos desde el ocular no somos capaces de verlos a simple vista.

Recuerdo los microscopios del colegio, aquellos sí que eran buenos y no la caca que tengo yo que es un simple microscopio infantil con apenas 800X. Aún así la experiencia es un grado y con un poco de imaginación suples esas carencias.

Me hace pensar el ver a esos protozoos que tal vez yo también esté dando vueltas en un líquido protector. No estoy siendo observado, pero mi existencia es tan efímera como la de ese mundo en miniatura.