Sunday, April 19, 2009

Floreciente primavera

Con cada cambio de estación mi amigo Susumu me envía fotos de Japón; Kyoto donde vive o bien Tokio, y yo a cambio le envío de las mías. Cuando le conocí estaba ya jubilado, es decir, sí tenía ya más de 65 años, ahora mismo debe rondar la séptima década, pero aún así viajaba al extranjero a seguir estudiando inglés u otras cosas aunque ya no le hiciera falta profesionalmente. Hacía unas encantadoras figuras de papel, el conocido origami, de las que me regaló algunas grullas de papel, ranas y flores. Tomaba uno de aquellos folios de colores y hacía magia transformándolo en algo delicado y hermoso.
Me ha enviado varias fotos interesantes, por ejemplo el festival del barrio de Gion, el inicio del año escolar japonés, numerosos templos... aquí por ejemplo las últimas; el templo Kiyomizu-dera ahora mismo en primavera con sus cerezos florecidos, un Buda durmiente y una estatua de Kannon, diosa de la bondad.

La amistad muchas veces es simplemente un agradable recuerdo. Desde 2005 no nos hemos vuelto a ver pero mantenemos el contacto.

Saturday, April 11, 2009

Nueva Villa

"Para sus moradores, la ‘isla’ ha sido sobre todo equivalente al ‘mundo’. Las islas, cada una de ellas, constituyen un verdadero continente para sus habitantes. Es éste un fenómeno bien conocido y estudiado por la Geografía de la Percepción y la Psicología Ambiental en muchos lugares; y nos puede resultar familiar a los insulares a poco que nos miremos a nosotros mismos con un poco de conciencia crítica. En tal sentido, el viejo eslogan de ‘continente en miniatura’, empleado antaño para la promoción turística de algunas islas del Archipiélago, se podría aplicar no solo a la diversidad ecológica y paisajística intrainsular, sino también a este efecto de ‘continentalización’ del espacio habitado y percibido de forma inmediata."


Fernando Sabaté Bel


Revista: Rincones del Atlántico


Artículo: "La isla-continente que quisieron convertir en continente-isla"

Como casi cualquiera, tengo un mapa mental del terreno en que me muevo en las coordenadas espacio-tiempo. Sé por dónde va a salir el sol y por dónde ponerse, y hasta soy consciente de su oscilación a lo largo del año, de cuándo la luz llega a iluminar determinados sitios, dónde están el norte y el sur... me costó más asociar esos puntos cardinales con lugares fuera de la isla. Sé que actualmente haga lo que haga tardaré una hora en llegar a la capital insular; por el norte lo que gano hasta Hermigua lo perderé allí en la travesía, por el sur lo que gane por las suaves laderas del sur lo perderé en las sinuosas curvas del monte quedando el resultado en más o menos lo mismo. Nos adaptamos a nuestro espacio y lo tomamos como referencia.
La historia de las ciudades, grandes o pequeñas, tienen un punto de origen común; nacieron de una oportunidad. San Sebastián de la Gomera, la Villa para los isleños, nació por oportunidad; una ventosa bahía natural ideal para los barcos de vela de la época y con privilegio... por algo la llaman villa.
Tanto el viento como el privilegio continuaron en el tiempo y forjaron el caracter villano, lleno de sutiles relaciones donde el padre es también compadre. De forma parecida así también se formaron los caracteres del norte, de las medianías... pero nunca llegó a formarse un caracter insular reconocible, sólo tal vez fuera de la isla, en la Octava que sí era en propiedad parte de un continente pero miraba a sus hermanos desde la distancia de una ilusión que no fue nunca verdad.
Pero todo lo que nace está avocado a crecer y evolucionar y la Villa no es una excepción, como así tampoco parece ser una excepción en su evolución pues en cierto sentido está repitiendo las pautas del urbanismo en España, eso sí, con los preceptivos "cuarenta años de retraso histórico" que pregona el gobierno autonómico que es nuestra edad de desarrollo, esto es los preceptivos tres pasos; terciarización, deterioro ambiental y dualidad social. Por resumirlo fijándose en Santa Cruz de Tenerife, un Plan Urban en chiquitito.
Así, la Villa crece como si emulara a Nueva York; absorbiendo recursos, gentes e inversiones. Lo único que, parafraseando a Felipe González cuando criticaba el "España va bien" aznariano... "(la Villa) va, lo que no sabemos es a dónde".
Lo curioso es que todo eso es producto de un atavismo histórico que nos recuerda por un lado el recelo entre los costeros y los del monte, y por otro nos avergüenza recordándonos el clasismo que una vez creyeron haber ahogado en el mar. Y todo eso pasó en un sitio tan pequeño pero con tanto continente.

Friday, April 03, 2009

El juicio del tambor

"Con el primer eslabón se forja la cadena. La primera palabra censurada, la primera idea prohibida, la primera libertad negada nos encadena a todos sin remedio. La primera vez que la libertad de cualquier hombre se trunca, todos la perdemos.

Decimos que hemos avanzado, torturar herejes y quemar brujas, es parte del pasado, pero, sin habernos dado cuenta, la historia se repite una y otra vez. Los villanos que se retuercen los bigotes son fáciles de identificar, los que se esconden tras las buenas obras son indetectables y siempre habrá alguien dispuesto a actuar, propagando el miedo, en nombre de la Justicia.

Velaremos, ese es el precio que debemos seguir pagando."

Discurso del Capitán Jean Luck Picard en "Star Trek: Nuevas Generaciones", temporada 4ª, capítulo 21.


Al fin cumplí un sueño de niñez; ver la saga completa de Star Trek. Desde el Capitán Archer hasta la Guerra con el Dominio, desde los sesenta del siglo pasado hasta los políticamente correctos y tecnológicamente punteros principios del siglo XXI. Los racionales y flemáticos vulcanos, los terroríficos Borg, los espirituales bajoranos y betazoides, los guerreros Klingon, los totalitarios cardasianos y mercantilistas Ferengi, los misteriosos y traicioneros romulanos... y los extraños humanos: Son los únicos que no aceptan su naturaleza y buscan siempre redimirse moralmente.
Me faltan por ver los episodios más recientes, Phase II, que es la continuación de la serie original con temáticas que en aquel entonces ni de lejos se hubieran atrevido a abordar o incluso aún no existían; el SIDA, la eugenesia, la homosexualidad explícita, el auge del Creacionismo, la contraprogramación televisiva y las propias luchas intestinas y evolución de las televisiones donde hoy Star Trek nunca hubiera pasado del primer episodio atendiendo a su primer índice de audiencia, y la propia revisión en sí del universo de la serie y las razas que lo conforman. Los tiempos han cambiado tanto que es una continuación por internet hecha por hijos y nietos de seguidores ... para Gene Roddenberry, creador de la serie, quien subió a los cielos desde la base aérea de Gando en Gran Canaria, debió ser un orgullo crear algo que trascendiera a otra generación. Hoy día en que el trabajo vale tan poco son muchos los que trabajan sin haber sentido aportar algo para el futuro.
El episodio del "Juicio del Tambor" fue uno de los que más me gustó en Nuevas Generaciones, así como el de "A su manera" en Deep Space 9. Los juicios del tambor fueron famosos durante la Guerra de Secesión; un juicio en el mismo campo de batalla, rápido y firme, para juzgar la cobardía, la deserción o la desobediencia. Tan rápido era que la mesa era la piel de un tambor y el tañido sobre ella la apertura y cierre de la sesión.
Se volvieron famosos porque estos consejos de guerra se convirtieron en un instrumento eficaz para la impunidad de los poderosos; la justicia rápida acaba con la disidencia y los jueces muchas veces eran oficiales borrachos, bien por el alcohol o bien por la prepotencia, de más nublado juicio que el desertor. Así, lavar el honor de la batalla se volvía un apaño personal para tapar las vergüenzas de una derrota conseguida por decisiones no tomadas con consenso ni tratando de llegar a buen puerto en la contienda.
Así también seguimos juzgando hoy las más de las veces. Es difícil ser justo, pero todavía más cuando no se quiere.
Mientras tanto como dijera la Capitán Catherine Janeway; "-Un paso a la vez."

Wednesday, April 01, 2009

Pez Raro

El pasado 23 de marzo llegaba agonizando a la costa de la capital insular este pez. Se barajaron varias hipótesis sobre a qué especie pertenece. La más comentada es la de que pudiera tratarse de un pez remo o rey de los arenques (Regalecus glesne), todos los avistamientes de este pez han sido en aguas templadas o tropicales. Hay una segunda opinión, más discutida pues se trataría entonces de un pez hallado a bastante distancia de su hábitat natural, el cardenal atlántico (Trachypterus arcticus).
Un periódico local concluyó que el ejemplar había desaparecido, probablemente en algún caldero.
Este tipo de hallazgos por desgracia suelen acabar así o simplemente se les deja podrir.
Sin embargo son hallazgos muy importantes como fue el caso del Celecanto, un pez óseo fósil viviente que se creía extinto hacía 80 millones de años y se encontró en la década de los años treinta del siglo pasado en Sudáfrica. O los no menos famosos hallazgos de ejemplares de calamar gigante.
No es aconsejable echar al caldero peces que no se conozcan, por ejemplo el calamar gigante es incomible dado el alto contenido en amoníaco de de sus tejidos. Del pez remo no hay referencias en cuanto a sabor pero sobre el cardenal atlántico sí; parece ser que su carne se compone de más de un 20% de agua y de sabor bastante insípido, sin valor comercial.
Estos hallazgos ayudan en la investigación sobre los movimientos de especies. Una de las pruebas del cambio climático es la presencia en latitudes frías de peces tropicales y viceversa.
Lo aconsejable cuando uno de estos hallazgos tiene lugar es primero si se puede fotografiar al ejemplar antes que se descomponga. Sobre las fotografías es muy importante siempre que sea posible escalar las fotografías, es decir, fotografiar al pez o cosa que se encuentre junto a algo de conocidas dimensiones, por ejemplo uno mismo, ya que si se fotografía sin referencias puede dudarse después del tamaño o veracidad de la fotografía.
Si se puede obtener una muestra del animal, de preferencia músculo o espina dorsal, y conservarlo bien en hielo, preferentemente, o alcohol. Y por supuesto, avisar a las autoridades.
Todavía el mar esconde grandes secretos. Hay quien trabaja toda una vida buscando esta clase de especímenes y jamás los encuentra.
Aquí indexo un vídeo sobre un pez remo vivo. Estos animales según parece nadan en posición vertical como gigantescos caballitos de mar.