Sunday, July 08, 2007

Amarás al líder


La página oficial de Corea del Norte la conocía desde que salió la noticia de su existencia en la prensa. De entre las millones de webs que a diario nacen esta merecía un puesto de honor y es que venía a ser la carta de presentación de Corea del Norte, miembro de ese misterioso grupo de "países herméticos". Entre ellos el Reino de Bhutan , Myanmar, Arabia Saudita, el Sultanato de Brunei... países que por algún tipo de singularidad política, religiosa, social o geográfica no son accesibles más que para muy restringidas visitas.
Volví a esta página tras ver el reportaje de Jon Sistiaga "Amarás al líder sobre todas las cosas" emitido por Cuatro... un aterrador documento a propósito de la coerción que puede ejercer un Estado. La página web es un ejemplo de eso; referencias constantes al líder, páginas estáticas, iconografía realista y otros detalles.
Si se nota ya en la página web no quiero imaginarme el ir a ese sitio. Debe ser como ir a pasar un rato en una cárcel ideológica... lo más terrible quedarse retenido por alguna cosa, aunque como no les gustan las visitas parece improbable.
El reportaje me causó dolor: Pensaba en esa gente tan triste al otro lado de una frontera donde la vida fluye con fuerza; Corea del Sur es por ejemplo uno de los países con mayor actividad sindical del mundo, con famosas huelgas que se resuelven en cruentas manifestaciones y al tiempo competitivos frente a la sempiterna y titánica China.
Trabajé en cierta ocasión con una coreana, aparte de ser muy guapa era sumamante diligente y despierta.
Reflexioné asimismo sobre esa tendencia a sentirnos fascinados por el poder y al mismo tiempo en nuestras pequeñas parcelas de la vida diaria llegar a veces a someternos a quiénes lo ostentan no ya sin crítica, sino además con resignación. Ya lo demostrara Milgram en los 60 del siglo pasado. Quizás sea nuestra naturaleza pero al final uno siempre se pregunta si mereció la pena hacerlo.
Será un gran golpe, como viajar ciertamente en el tiempo cuando se produzca la apertura y Corea del Norte se encuentre de pronto catapultada a un mundo que dejó hace generaciones.