Tuesday, November 24, 2009

Akera Silbo


Foto tomada de Medslugs de la especie Akera bullata

Recientemente un equipo de biólogos españoles y cubanos han descubierto nuevas especies de opistobranquios (babosas marinas) en aguas canarias y cubanas con características singulares; por un lado una de las especies descubierta en Cuba emite luz si es molestada y por el otro lado, en Gomera han encontrado un "fosil viviente" al que han bautizado como Akera silbo. El género Akera es el más primitivo entre estos animales y sólo se conocían unas pocas especies, la más popular la A. bullata o "liebre de mar".
Siempre sorprende que estos animales hayan pasado desapercibidos pero por un lado su tamaño, apenas unos centímetros,  y por otro su gran parecido con otras especies los hacen casi irreconocibles a menos que se sea muy experto.
De hecho las inmersiones de buceo muchas veces son buscar con ojos muy curiosos y atentos a las pequeñas criaturas que deambulan por el fondo y se esconden en él.
Hace unos años una pareja de botánicos encontraron dos nuevas especies de hierba en Gomera que salvo para expertos son completamente indistinguibles del resto de malas hierbas. Son tan discretas que esa precisamente es su mejor protección.
Recuerdo mi primer contacto con estas babosas marinas en Valle Gran Rey cuando era niño en uno de esos charcos de marea que se forman en La Playa, frente a la Baja del Secreto. Hoy no se encontraría gran cosa probablemente pero en aquel tiempo para un niño era fascinante la cantidad de anémonas, erizos de mar, burgados, restos de conchas... y arrastrándose por el fondo una especie de babosa enorme. La cogí y expelió un líquido violeta pegajoso intentando soltarse.
Años después en 2007 en la isla Vancouver tuve oportunidad de fotografiar las babosas terrestres más grandes que he visto.