Sunday, May 29, 2011

Enseñanza emocional

 "Una profesora enseña paz a sus alumnos", escribió un periodista, y psicólogo unos años después, a principios de los ochenta del siglo XX, al día siguiente del suceso en que moría un adolescente en una pelea en el por aquel entonces conflictivo Harlem hispano... el periodista, como todo aquel que se precie de ser bueno en la profesión, investigó aún más esta historia y a raiz de eso escribió un libro; Inteligencia Emocional... sí, era Daniel Goleman.
Básicamente el método de aquella profesora, Linda Lantieri, es que los niños y adolescentes aprendan técnicas de relajación y respiración junto con estrategias para manejar su ira y frustración. Según un estudio de la Universidad de Columbia una hora semanal de aplicación de este método reduce la conflictividad en el aula un 23% y aumenta el rendimiento académico un 11%.
Cuando Linda llegó al Harlem hispano se dió cuenta de algo; al mismo tiempo que la violencia campaba por las calles, también había un sentimiento de comunidad muy acusado; provenían de familias pobres pero toda la comunidad los apoyaba, los apoyaba de una forma emocional creando espacios donde los niños se pudieran refugiar y expresar sus emociones, lugares como las iglesias o las boleras donde podían compartir su tiempo con los otros. Ese apoyo emocional fue lo que le dio la clave.
Para Lantieri no sólo hay que enseñar materias, sino además habilidades sociales para que puedan manejar con éxito sus conflictos e interacciones con los otros, no desde el egoísmo sino compartiendo, que sepan tanto competir como cooperar... no más esa clase de alumno de buenas notas pero incompetente social que no sabe por lo menos ser educado.
Para la educación emocional dos conceptos son fundamentales; resiliencia y neuroplasticidad.
En este contexto resiliencia es la capacidad de la persona para recuperarse de experiencias traumáticas o frustrantes y volver a ser como era. Son esa clase de gente que "se crece ante la adversidad" o que superan grandes calamidades. En el pasado existía cierto determinismo en el sentido de que si tenías una infancia dura, desarraigada o marginal, ibas a ser por fuerza un desgraciado toda la vida. Hay gente, mucha, capaz de superarse.
Y es que las experiencias moldean la mente de la persona, eso es neuroplasticidad, y sobre estas experiencias tanto uno mismo como los demás a través del apoyo emocional sí se puede construir una persona sana. 
En estos tiempos que corren la educación emocional tal vez deba de ser de parte y parte; lo que llamaban "reforma educativa" era en realidad una desestructuración educativa, perseguían eficacia y por el camino perdieron eficiencia, perseguían optimizar recursos y por el camino se fueron ilusiones y proyectos, tal vez una escuela más humana y menos materialista. Por eso esta educación emocional también es necesaria para quien está al otro lado de la tarima porque ahora no es sólo el alumno el que se siente desorientado o desmotivado.
Os dejo con este vídeo en que Lantieri le cuenta a Punset, o lo que ambos se quieren escuchar, del tema:

Meditacion y educacion emocional: Linda Lantieri por raulespert