Thursday, December 09, 2004

Burundanga versus Gurundanga

Me resulta sumamente curioso ver títulos de otras bitácoras; muchos de ellos son casi un elogio a la nulidad, a ser un cero a la izquierda sin decimal... pero escriben cosas interesantes y tienen vida, esencia. Tal vez sea esa manía de confundir el sentimiento de uniformidad ante la masa por el de la soledad de ser individual.
Es un contrasentido que alguien que declara ser nadie reclame su espacio íntimo en esta supermasa de nódulos de información.
En lo que pienso sobre esta cuestión sigo con mi proceso de nacimiento:
Aquello de los relatos de fantasía, nada existe hasta que no se le nombra, es cierto al menos en el sentido de que tenemos nombres para lo que conocemos... y sólo deseamos lo que conocemos. Hay tanto que no se conoce y que no podemos en consecuencia desear...
Lo cierto es que hasta hace unos días no sabía yo qué diablos es eso de la burundanga. Lo oí hace dos noches por primera vez en una serie policiaca.
La burundanga es una palabra colombiana que se puede traducir por "brebaje" o "bebedizo" y que hace referencia a un preparado hecho con una o varias sustancias narcóticas del grupo anticolinérgicos de efecto hipnótico.
Las sustancias pertenecientes a este grupo inhiben los receptores colinérgicos del sistema parasimpático y en especial los circuítos prefrontales del cerebro implicados en el control volitivo, o sea, la voluntad.
La burundanga puede presentarse como un polvo o un líquido de sabor y olor inapreciables y en el caso de polvo de rápido efecto una vez aspirado.
Los síntomas iniciales son sequedad de boca, confusión y mareo. Dosis altas provocan coma y muerte.
Lo peligroso de estas sustancias es su efecto hipnótico; bloquean la formación de recuerdos a largo plazo e inhiben la voluntad sumiendo a la persona en un estado de automatismo. Bajo ese estado cualquier orden sugerida es aceptada y ejecutada.
No ocurre como en la hipnosis natural en la que la persona no hará nada contra su voluntad. El efecto es tan poderoso que ya en las culturas precolombinas se usaban estas sustancias para sumir en un letargo plácido a los esclavos y viudas que iban a ser quemados vivos junto con su señor o esposo muerto.
En Colombia esta droga recibe el nombre de la droga del paseo; la persona intoxicada es llevada por delincuentes en un recorrido por tiendas, cajeros automáticos y hasta a su propia casa para que él mismo se desvalije. Luego no recuerda nada.
En EEUU el caso es más lamentable, allí la llaman la droga de las violaciones; en este caso estos desgraciados adquieren cierto preparado farmacéutico hecho con la más conocida de estas sustancias... por suerte no es en forma de polvo y tarda un tanto en hacer efecto por lo que la víctima si conoce los primeros síntomas puede escapar... las víctimas son violadas y no recuerdan nada, lo cual es mucho más angustiante. Aquí no nos vamos a andar por las ramas ni con exclusivismos; una agresión sexual la pueden sufrir mujeres u hombres.
Las malas ideas corren como la pólvora y ya se han dado casos de uso de estas sustancias en varios países.
De todas formas un inciso; es verdad que el recuerdo se bloquea pero este efecto no es perfecto y con el tiempo se pueden consolidar y recuperar recuerdos de lo que pasó durante la intoxicación... menos mal que el cerebro no funciona con ningún sistema operativo al uso.
Ese es el origen del nombre... podría haber sido algo más hippie, tipo Sol de Plata, o más psicológico... no, mejor no, eso son terrenos muy áridos... en cuanto a la G por la B, lo mismo que el _ antes que el nombre... volviendo a esa contradicción de no querer ser nadie pero sí estar pues resulta que ya tenían esos nombres otros antes que yo. En esta ocasión tampoco descubrí las Américas me temo.
Son cosas que pasan.
Un saludo.