Saturday, January 28, 2006

Hello Vancouver!


Hoy por fin me he animado a mirar a todos mis recuerdos de Vancouver. Al regresar estuve tan triste que mirar las fotos me dolía.
Fue una de las experiencias más positivas de mi vida. En Vancouver fui yo mismo. No quedaba nada de lo que conocía que me rodease. Fue allí donde supe si lo que pensaba, hacía o decía era lo correcto y mejor para mí o no.
Empiezo aquí una serie de entradas en las que recojo mis impresiones de aquella experiencia como los capitanes de barco: Recogiendo detalles e impresiones de la singladura, en este caso, singladura vital.