Sunday, February 12, 2006

La Casita de Chocolate


Parodiando el cuento de los hermanos Grimm bien pudiera decirse que esta podía pasar por una acogedora casita de golosina.
En realidad este diseño no es tan raro en los barrios residenciales de Vancouver. Casi todas las casas son prefabricadas en madera. Canadá puede, como país exportador maderero, permitirse ese lujo y por otra parte toda la zona donde está asentada Vancouver es un tipo de suelo arenoso.
De hecho en su plan de emergencias Vancouver cuenta entre sus mayores riesgos un tsunami o un terremoto que produjera el fenómeno conocido como licuefacción que consiste en que el suelo se convertiría por efecto de las vibraciones en arenas movedizas capaces de tragarse casas enteras. En toda California es bien conocido este fenómeno y en el terremoto de San Francisco pudieron ver sus efectos.
A mí esta casa me gustó mucho. Estaba en el camino para ir a la parada de guagua.
En Vancouver existe una ordenanza municipal que obliga a sus ciudadanos al cuidado de sus jardines y hay premios si estos se embellecen. En general hay una gran afición por la floricultura.
Probablemente los dueños de la casa recibieran muchas visitas de comerciales buscando casas para estudiantes de escuelas de idiomas pero viendo en cierta ocasión el gesto huraño de la dueña al recibir a uno de ellos... hasta miedo me dió.
Sin embargo, empero, la casa era todo un primor ( por lo menos la fachada).