Tuesday, October 31, 2006

Betty, la fea


Yo confieso, sigo el culebrón español de Yo soy Bea; la versión "remasterizada", y culturalmente adaptada, de la original colombiana Betty la Fea, de la versión simplona y cómica mexicana La Fea Más Bella... y de varias versiones más en ruso, húngaro, polaco... es cierto que en Colombia dieron en el clavo con esta idea tan exportable; la discriminación por apariencia física.
Al trabajar en discapacidad me veo, suavemente, empujado a estar al día de estas series pues sino, como decimos aquí, mis ya amigas discapacitadas me dan por saco y de lo que se trata primeramente es de tener empatía con ellas.
De la versión española dos cosas me han sorprendido y serán las que comente en el blog. No teman ni se regocijen en Telecinco, el canal emisor, que ni serán ácidas críticas ni un empalagoso seguimiento tampoco.
Si algo caracteriza a Telecinco, aparte claro del ya famoso y sarcástico pareado; "... por el culo te la hinco", ha sido su tormentosa pero brillante ascensión en la parrilla televisiva. Basa su estrategia en series de producción propia en las que priman cuestiones sociales vistas desde diferentes perspectivas y con un target bien diseñado y específico, de forma que de pasar en sus primeros tiempos por su baja calidad en la programación ahora tiene unos buenos productos en términos de audiencia con series que atraen a un público específico, y fiel.
La serie de la que hablo tiene un elemento nuevo que me ha sorprendido: Blog. Otras series generaban foros, páginas... pero siempre eran externas a la serie. Ahora no, en la ficción Bea escribe un blog, poco discreto, en el que con el encabezado Queridos Feonautas llama a filas a toda la legión de feas de España... muchas según parece.
Lo curioso es que los post no están escritos por la actriz que encarna al personaje... sin embargo las respuestas a estos post sí por personas de carne y hueso que parecen perder de vista esta obviedad y se identifican con el personaje y sus batallitas... no todas, pero sí muchas.
Es curiosa esta nueva dimensión de los blogs.
NOTA: Recordarme a mí mismo que debo volver a Egipto y hacer el post sobre la otra cuestión relativa a este culebrón... y que necesito ayuda para aprender a usar el condenado Photoshop.