Thursday, October 19, 2006

Egipcio Light


En la Gomera hay una expresión para referirse a lo que en los entornos laborales llaman expatriados, y en la emigración interna desplazados, es decir, aquellos nacidos en la isla o con ascendientes en ella pero que viven fuera. Son los "gomeros light".
Qué duda cabe que la Gomera es una isla muy bonita... sí, para venir de paseo en una excursión programada y llegar a las 9 de la mañana y embarcar a las 18.30. Sin embargo vivir en ella ha sido desde siempre duro. Ya hoy día no en términos de penalidades y miserias pero sí de las propias limitaciones del espacio.
Cuando vienen a veces de visita estos "gomeros light" sorprende ver, o más bien escuchar, lo idealizada que tienen la imagen de la isla; tanto para bien como para mal. Son muchas veces los más ecologistas, los más puristas, los mejores conocedores de la realidad isleña, los mejores guardianes del folklore, los más ardientes defensores de la "integridad del patrimonio natural de la isla", los más acertados en sus críticas a la falta de desarrollo e infraestructuras ( o sea, mismo que defienden una palma a la vez no importa pasarle una excavadora por encima si es para que les hagan una carreterita hasta la casa donde vivieron sus abuelos) ... eso sí, desde esos míticos 74 km de mar que separan a Tenerife de la Gomera... qué duda cabe que es una perspectiva privilegiada.
Pero después de todo en todos lados algo parecido tuestan: Al calor de las próximas elecciones en Cataluña debería sorprender el saber que los más acérrimos catalanistas son los hijos de los inmigrantes andaluces... que critican con saña la castañuela de su primera región.
En Egipto a todos nos sorprendía la miseria de las gentes al lado de lo que sus antecesores fueron capaces de hacer. Lo criticábamos y comparábamos. Sin embargo éramos una burbuja dentro de aquella realidad. Así, pese a estar aplastado por los cincuenta grados de Assuán fui vestido con la chilaba egipcia a la fiesta de la última noche de crucero... era lo único egipcio porque todo lo demás era, ciertamente, light.