Tuesday, December 05, 2006

Extraño diciembre

Diciembre ha sido siempre un mes extraño en todo trabajo. Algo intangible nos hace pensar que un ciclo acaba y otro empieza, curiosamente no queremos ver continuidad aunque siempre la ansiamos cuando nos falta.

Hoy recibí la invitación, por escrito, para el almuerzo navideño. Sí, el sitio en el que trabajo tiene la paradójica afición por la palabra escrita que se acompaña de la misma afición por no leer... lo escrito es garantía, aunque no se sepa muy bien de qué.
Me lo estoy imaginando:
"Así pues, hijos míos, reunidos en el último almuerzo nos aprestamos a comer milhojas de ñame con sirope de cilantro, exquisiteces de vieja (pez loro) rebozadas en maizena y de postre tabefe de cabra con crocante de almendra y miel de palma, todo regado con un exquisito vino espumoso de plátano..." (*).Los platos no son una coña; podrían hacerse si uno es aficionado a la cocina creativa pero mejor que no por si acaso. Sólo rezo porque a la Gomera no haya llegado la moda de la cocina con nitrógeno líquido también... en esta isla, a la vanguardia de todo lo que huela a moderno y a estar en lo más in, aunque sólo sea en lo más cerquita del puerto.
Yo confieso que soy mico y lento para comer de forma que a menudo me quedo con hambre o vengo ya comido a estas celebraciones que me desconciertan también.
En cualquier caso espero saborear algún menú típicamente exótico el 22... a no ser que el 15 me hagan visitar el único lugar de la isla que no he visitado; su único calabozo, y el menú sea galletas María y un vaso de leche, digo, si ya pertenecen al pasado de la década de los ochenta esas horrorosas historias de detenciones sin cena.


(*) Parece ser que el "vino espumoso de plátano" ha trascendido más allá de blogs especializados en gastronomía y ha llegado a las costas grancanarias donde famosos humoristas de YouTube se hacen eco de la noticia. Machango, Fistro86 , EquipoX y otros "dobladores" humorísticos nos deleitan con irreverentes diálogos en conocidas escenas fílmicas. Este vídeo es una invitación a disfrutar de estas pequeñas pastillas de humor, que nos harán falta para afrontar el próximo año y los que han de venir.
Desde aquí un saludo a estos humoristas y del vino sólo espero que no le pase como a las bebidas espirituosas en las que se inspiran sus creadores,o sea, que ante el fuego de la verdad no se transforme en fuego fatuo .