Sunday, December 24, 2006

Kubodera Tsunemi


Lo sé, es una noche rara para escribir pero tengo una excusa; espero por los familiares que han de llegar y por el rico marisco que han de traer para zampar a gusto en esta noche.
De cefalópodos y no de crustáceos hablo hoy. Recuerdo que hace poco más de un año en Vancouver leyendo el USA Today me encontré con aquellas fantásticas imágenes de lo que se suponía el primer calamar gigante, del género Architeuthis, fotografiado vivo.
El profesor Kubodera Tsunemi había conseguido el hito histórico de fotografiar uno aunque rápidamente recibió críticas al respecto pues las imágenes no se podían escalar, es decir, no había objetos o referencias que permitieran valorar si aquello era un bicho enorme o más bien uno de esos inocentes calamarcitos que hacemos a la romana.
Leo en estos días que ha conseguido no ya sólo fotografiarlo sino además filmarlo en vídeo aprovechando una técnica novedosa; como anzuelo usó un calamar muerto... es tan poco lo que se conoce de esta especie que probablemente Kubodera se fijó en los trabajos con el calamar gigante de la Corriente de Humboldt (Dosidicus Gigas) en los que se ha documentado el canibalismo y pensaría que a lo mejor el mejor cebo era un cóngenere o un primo de a quien pretendía capturar. Funcionó.


Kubodera, pese a su apariencia de profesor despistado, nos ha vuelto a demostrar esa valiosa lección; si se quiere, se puede.
Para él felicidades y para nosotros la lección que debemos aprender.

En fin, debo retirarme o puedo quedarme como el perro; a la puerta, si no me espabilo.

Para mis posibles lectores, les deseo una noche agradable, tanto como las que han de seguir viviendo tras la comilona.