Monday, January 01, 2007

Feliz 2007

Gracias por haber llegado hasta aquí, a veces pienso que casi ha sido un milagro o uno de esos hechos fortuitos matemáticos de escasa probabilidad. Casi como un suspiro ha pasado mi primer año tras el retorno.
Esta mañana amaneció precioso. Eso sí, condenadamente frío; las noches despejadas traen consigo esos contrastes tan marcados de temperaturas... no es desde luego algo agradable, mas cuando llega el sol hasta calorcito siente uno, eso sí, ese engañoso sol de invierno.
Unos van al concierto de Año Nuevo en Viena, otros a ver saltos de esquí, a tirarse al Tíber, a tostarse en las playas de Sydney, a escuchar al eterno Sinatra remasterizado en Nueva York... y yo fui a pedalear un rato a una pista forestal cercana. Iba a ir después a probar una cometa que compré pero lo dejé para otro momento.
En los próximos días viajaré... siendo para mi empresa un "servicio especial" también soy prescindible de forma que la isla no se hundirá porque falte unos días. Si no lo ha hecho hasta ahora no digo yo lo que aguantará todavía. Pero hasta cierto punto me hacía falta desconectar.
Ya puestos en la desconexión no estaría de más broncearme un poquito; no recordaba que hacía ya un año que no iba a la playa... un canarito de pro blanco como la leche... a lo que he llegado.

¿Debería creer en los presagios?, como psicoloco no desde luego, todavía recuerdo a una de mis profesoras diciendo aquello de ; "-...el que se quiera poner una bata y echar cartas como una barajera que no aparezca por aquí". Pero por si me leen adivinos pues se posó una mariposa en mi mochila cuando estaba descansando y al volver a casa frente a mi coche un cernícalo arrastraba una paloma que había cazado, todo en el mismo día, primero de año. No soy supersticioso pero... qué bueno que fuesen buenos presagios porque desde luego falta me hacen.