Sunday, October 14, 2007

El Cuarteto de Nigeria




Un gobernador nigeriano, en apuros por la rivalidad de sus cuatro esposas

"¡Allah Yai Sa!" -Dios castigue a la prensa, en el idioma hausa de Nigeria- fue la maldición lanzada contra los medios locales por el gobernador del estado de Adamawa, Murtala Nyako, frustrado por la constante cobertura que éstos dan a la disputa entre sus cuatro esposas por el puesto de Primera Dama. Adamawa es uno de los estados norteños nigerianos donde las poblaciones son mayoritariamente musulmanas y se rigen por la ley islámica de la sharia. El hausa es uno de los principales lenguajes nativos que se hablan en Nigeria. Nyako, un contraalmirante retirado y antiguo comandante del Estado Mayor de la Armada de Nigeria, fue elegido gobernador de Adamawa en las elecciones provinciales celebradas en el país el 14 de abril. Seis meses después de su elección, el gobernador ha estado más en las noticias por la rivalidad entre sus cuatro esposas -Binta, Halima, Zainab y Asamau- que por sus logros en el cargo. Usualmente, la primera y mayor de las esposas se convierte en la Primera Dama, cargo que si bien no tiene base jurídica oficial, es reconocido de hecho en Nigeria, donde los 36 estados federales asignan enormes presupuestos destinados a los proyectos "gubernamentales" de las respectivas consortes. El difícil reparto de carteras Nyako ha decidido repartir las "carteras" de Primera Dama entre sus cuatro esposas: Asuntos políticos y movilización social, Asuntos de Abuya (la capital federal nigeriana), Salud y Frente interno. "Quiero despejar el ambiente. Soy musulmán y como tal, todas mis esposas están en un pie de igualdad. Por lo tanto no he nombrado a ninguna de ellas como Primera Dama en detrimento de las otras", dijo durante una conferencia de prensa convocada para su anuncio. "De manera que, en lo que a mi concierne, no hay una sola Primera Dama. Todas son muy talentosas, tres poseen doctorados, en medicina, leyes y en ciencias de la educación, y la cuarta también ha cursado altos estudios, de modo que, en el programa de Gobierno, cualquiera de ellas que demuestre interés", agregó. Pero si Nyako pensó que con su franqueza pondría fin a la crisis, se equivocó, porque la historia del "Cuarteto de primeras damas" continuó siendo noticia y motivo de discrepancias.

Diario de Avisos, Tenerife, domingo 14 de octubre de 2007
Acertaron los redactores de este periódico al citar la noticia en la sección de la última página titulada "El Avispero"... no es para menos.
Nigeria es un país sacudido de arriba a abajo por constantes disputas religiosas dado que actúa de transición entre el islamismo del norte y el cristianismo en el sur. A veces estos conflictos se agudizan o por el contrario se suavizan cuando los ricos recursos naturales del país entran en juego, el petróleo sobre todo.
Es también el país protagonista del caso Safiya ... en todos lados guisan habas y aquí pues hay otro caso de doble moral. El papel de la mujer en el mundo islámico es tan intenso en lo privado como oculto en lo público.
La vida política puede ser chusca muchas veces... y la africana más todavía aunque a veces, sobre todo si nos fijamos en la ominosa década de los 70,tragicómica y sanguinaria con todos aquellos monstruos que gobernaron algunos países.
Con respecto a Canarias al leer esta noticia recordé una de las perlas de la Transición en España que aconteció en Canarias; la visita de los embajadores africanos.
No he podido encontrar referencias pero recuerdo que fue al calor del movimiento panafricano . Inmersos en un delicado momento político de pronto se acusa a España de mantener en Canarias campos de concentración en los que se retenía a "la mayoría africana". Se organizó entonces una visita diplomática de varios embajadores africanos para que pudieran constatar la veracidad o no de la denuncia:
Se recuerdan varias anécdotas divertidas como por ejemplo la sorpresa de ver a varios de estos embajadores con su respectivo séquito de esposas, todas ellas bien emperifolladas, más resplandecientes incluso que el esposo. Orgullosas de su posición se permitieron ciertos lujos, como por ejemplo hacer que probara la comida primero una jefa de protocolo del cabildo tinerfeño por si acaso estuviera envenenada... y eso que la sirvieron en el Hotel Mencey, casi nada.
La historia a veces nos ofrece contrastes curiosos: No encontraron los "campos de concentración" pero treinta años después asistimos al inicio del fenómeno migratorio... no creo que en esta ocasión los embajadores vengan.