Thursday, October 25, 2007

Pracan

Los animales me han gustado siempre, desde pequeño. Podía estar horas frente a un hormiguero que tenía cerca de casa.

Me preguntaba qué sentido tenía trabajar tanto y me fascinaba ver cómo todas juntas hacían cosas... por ejemplo cuando les botaba algún bicho para que se lo comieran... o yo las botaba a ellas a un hoyo de una hormiga león.
Después Sir David Attemborough llegó con sus magníficos documentales y comprendí mejor las cosas aunque ya sin llevar la ropa llena de tierra y las manos oliendo a hormigas a casa.

Sin saberlo siempre creí en la Hipótesis de Gaia: Las hormigas eran un reflejo de nosotros. En el hormiguero todas ellas trabajan como uno solo pero si dos de ellas caen en la trampa de una hormiga león... una muere y la otra escapa sin ayudar a la otra. Mientras el olor de la reina cohesiona al grupo todas parecen conectadas pero si el vínculo se rompe vuelven a la individualidad. Otro aspecto de Gaia tiene que ver con los prácanes:
Todo el planeta es un sistema vivo con tendencia al equilibrio. Los prácanes están readaptándose. Cuando era adolescente no se veían prácanes en la región de la isla donde vivía porque era una región más húmeda y fría de lo que es hoy. Ahora suben hasta aquí y se les puede ver en el techo de las casas en una estampa tan típica como lo era antes en las casas del sur de la isla. Otro ejemplo a pequeña escala del Cambio Climático.
En cierto sentido también yo me he vuelto como un pracán. Echo de menos la sangre caliente y sólo espero acurrucado en un rincón a desaparecer o a que me arrastren los cambios.