Friday, December 07, 2007

Plan de choque

''Hay cosas que no tiene que venir nadie de fuera a decirnos''

Milagros Luis Brito, actual Consejera de Educación del Gobierno Autonómico de Canarias.

Es verdad; no hace falta que nadie, ni de dentro ni de fuera, nos lo diga puesto que lo vemos.

Esta perla, o frase desafortunada en política, la dijo para justificar la ausencia de Canarias en el Informe del Programa de Evaluación Internacional de Alumnos de la OCDE, PISA 2006.


La OCDE es una organización poco sospechosa de idealismos o de ser en exceso "filosófica", resulta ser bastante pragmática en sus apreciaciones, casi siempre incómodas para los gobernantes de turno... tanto que en este caso la consejera ha anunciado que nos gastaremos 235000 € en un informe propio, vamos, de andar por casa. Supuestamente tenemos singularidades que así lo aconsejan... singularidades no sé, pero parece ser que dinero sí porque los territorios de ultramar de Francia, Portugal y Reino Unido sí participaron porque, después de todo, era gratis y lo hacía una organización de probada y solvente reputación.

Otros ya le sacaron los colores a esta cargo público y a su responsable máximo, o sea, a quien "aconseja" aunque no esté clara la direccionalidad de este asesoramiento. Creo que más bien es al revés de lo supuesto.

¿Nos anunciarán un plan de choque?. Los planes de choque son una cosa incierta, en esencia, un paquete de medidas urgentes y contingentes. Es decir, parches que casi siempre "chocan" con la dura realidad; las tendencias no revierten de inmediato, menos aún cuando se persigue el rédito político también inmediato.

Los planes de choque son pues más frecuentes en los estertores finales de un ejecutivo o al principio de uno nuevo, y casi siempre son brindis al sol, tapar el sol con un dedo o intentar pellizcar cristales. Eso sí, lucen esplendorosos como esas baratijas con baño de oro o plata... hasta que se oxidan.
PISA 2006 al igual que otros informes de la OCDE para España vienen a decir lo mismo; la educación está de capa caída pero no creo que sea por una cuestión estructural, es decir, de en qué forma se educa y que contenidos se imparten. Los cambios en el sistema educativo español han sido provocados no por una adecuación de los contenidos a las necesidades actuales de los alumnos sino por un intento, vano, de adecuar el sistema a una realidad social que responde a una situación de crisis.

Pretendemos convertir los colegios en guarderías, las universidades y academias de formación profesional en cantera de mano de obra cualificada, e inculcamos a los alumnos el valor economicista y mercantilista de todo. Educamos para trabajar, no para crecer.Educación y mundo laboral son simbiontes. Las carencias de uno son las del otro pero para que uno sobreviva el otro debe también de ceder.

Esa tendencia, la prioridad de los valores económicos y de triunfo rápido medido en tener cosas y cargos ligados a poder sobre los otros, no conseguirá revertirla ningún plan de choque... ni los 235000€ que con tanto dolor para las arcas públicas de una esmirriada Canarias vamos a tirar a la basura para que unos, de dentro o de fuera pero pagados por dinero de dentro en cualquier caso, nos digan lo obvio.