Monday, February 04, 2008

Rincones

A veces, tras mucho tiempo, uno descubre en los rincones de su casa viejos recuerdos o cosas que se creían olvidadas o que incluso no se recordaba tener. Pasa lo mismo en los pueblos o ciudades donde vivimos.
Esta serie de fotografías son del parque infantil de Vallehermoso, Gomera. Sorprende ver estas estatuas que a veces dan la impresión de haber visto tiempos mejores o ser testimonio de glorias pasadas.
En realidad son testimonio de una curiosa época de búsqueda de identidad territorial. Lo recuerdo como una nebulosa infantil cuando en el colegio los de cursos superiores en Geografía se aprendían los municipios canarios y se obviaban las capitales mundiales, de cuando empezaron curiosos concursos por la tele sobre temática canaria y, en fin, cuanda a todo se le puso el apellido "canario"... en cierta ocasión incluso los más avezados se vistieron con pieles de oveja y recrearon pasajes históricos sobre los aborígenes canarios.
Las estatuas representan un tagoror, o sea, reunión. Dicen que los hicieron altos porque así eran los aborígenes.
Los moldes los hicieron con tela metálica y rellenaron con hormigón y enfoscaron con lechada de cemento.
Eran otros tiempos, tal vez hoy día la desnudez no hubiera sido bien vista... o más bien las formas rotundas.
Un rincón escondido en la memoria y el tiempo.