Wednesday, June 03, 2009

Dios vino en una Harley

1.- No levantes muros, aprende a traspasarlos.

2.- Vive cada momento de tu vida, pues todos son preciosos y no debes malgastarlos.

3.- Cuida de ti misma ante todo y sobre todo.

4.- Renuncia al ego y muéstrate tal y como eres.

5.- Todo es posible en cualquier momento.

6.- Sigue el fluir universal. Cuando alguien da, recibir es un acto de generosidad, pues en esa entrega siempre se gana algo.


Fuente: Blog "Cuando Karla encontró a Iván"

Bueno, siento haber "destripado" el libro de Joan Brady pero ya es un clásico en los libros de autoayuda más conocido que las papas fritas.
Personalmente imaginarme a un tio que me mira sonriente desde una moto me da cierto canguelo más que tranquilidad pero, en fin, lo que despierta el morbo es tan singular a cada cual como cada uno lo somos asimismo. Lo que sí despertó mi curiosidad al leer el libro hace ya varios años fue su parecido con algunos principios del Kybalión y con el hermetismo en su vertiente mística... era uno tan índigo en aquella época.
Estos libros son pendulares; se venden más en épocas cercanas a eventos religiosos del calendario o en periodos de dificultad económica que en tiempos de bonanza o vacaciones. Y son el regalo perfecto; te permiten expresar sentimientos que tal vez no te atreverías a explicitarlos hacia quien recibe el regalo. Son tan versátiles que ya no sólo hablan de cómo conseguir el bienestar individual sino además el empresarial siendo ya, por sí mismos, un buen negocio e inversión... a veces de igual forma que hay unos pocos que piensan que la letra, o las sumas de llevar, con sangre entran hay también quiénes están dispuestos más a escuchar toda clase de cuentos que no explícitos consejos.
Aunque me sigue dando canguelo el motero si efectivamente fuera Dios no me importaría ir de paquete.