Monday, September 28, 2009

La Mula Francis

Los híbridos son animales o vegetales producto del cruce de dos especies distintas. Con el paso del tiempo la palabra híbrido pasó a englobar a todo aquello que proviniese de dos naturalezas distintas. No confundir con mestizo pues el mestizaje sí es fértil mientras que lo híbrido no.
En las fotos un ligre y una mula , el primero es famoso en los circos; el público queda embelesado cuando ve a esos gigantones leones más mansos que los que ven en el zoo y piensan que debe ser porque están gordos... en realidad es que eso es producto del cruce. Los genes que controlan el crecimiento no se heredan al mezclarse con el de la otra especie; el gen que inhibe el crecimiento se transmite por línea materna en los leones y paterna en los tigres, dado que el ligre es un cruce entre león y tigresa el gen no se transmite y entonces estos animales tienden al gigantismo. De todas formas otras combinaciones son posibles y de resultados curiosos.
También la terquedad de las mulas es genética, depende su caracter muy mucho de quién sea el padre; de hecho sólo son mulas o mulos los hijos de burro y yegua, mientras que son burdéganos o burdéganas los hijos de caballo y burra. Los burdéganos son animales de temperamento más difícil.
Una mula con temperamento de burdégano fue la Mula Francis , aunque fuera una mula sabia no le hace justicia al gran papel que estos animales (que curiosamente se pueden considerar como los primeros "experimentos" genéticos) jugaron en cruciales etapas humanas; la colonización de territorios, la agricultura ( para un agricultor un caballo percherón o un buey eran muy caros en comparación con las económicas y resistentes mulas) y la guerra; un capítulo desconocido en ambas guerras mundiales fue el papel de estos animales en el campo de batalla como útiles bestias de carga mucho mejores que cualquier vehículo a motor para llevar todo tipo de pertrechos para las tropas. De hecho la mula Francis en la ficción es una mula alistada en el frente del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.
El tráiler de 1950 de la Mula Francis es un buen ejemplo del conocido como Marketing Viral ; no se ve una sola imagen de la película pero sí al público al supuestamente salir de la sala partiéndose de risa tras haberla visto durante la primera mitad del tráiler y una introducción hecha por los dibujos animados en los que se basó la película. Es decir, se buscaba generar en el público el deseo de verla además de suscitar que se hablase de ella comentando la buena publicidad que tenía entre ese primer público que la viera... algo similar a hoy día cuando se hace el preestreno de una película y van celebridades a verla.
El motivo de crear a estos híbridos es la idea de aúnar en un solo animal todas las características deseables de ambos progenitores... hay quien lo ve como una aberración pero para todo despropósito hay un límite; los híbridos son animales estériles o sus crías enclenques e inviables. El motivo para crearlos, empero, es oportunista; aprovechar la ocasión y jugar en corto. Hoy día los híbridos son comunes pero no sólo en lo referido a animales domésticos sino también en organizaciones de todo pelaje y ralea.
Y aquí pasa como con los animales; dependiendo de los padres así salen los hijos. Pueden salir alianzas fuertes al mismo tiempo que de temperamento obstinado como un burdégano o bien gigantes abúlicos que sólo tienen fiereza a la hora de comer lo que le echen en el plato como un ligre. Eso sí, los que están en medio, las mulas, sólo sirven para lo que siempre han estado: Para tirar del carro.
Queda el consuelo, y la desazón, de que los híbridos no llegan a tener continuidad con lo cual siempre queda la pregunta de si mereció la pena... como dijera la Mula Francis; "- Estos humanos y sus locuras, siempre igual".