Tuesday, November 10, 2009

Qat



¿Quién lo iba a decir, que volvería mis pasos sobre Somalia ?, aunque me entristece que haya sido por una triste y angustiosa causa.

Hace unos pocos días viendo este vídeo en el que Iñaki Gabilondo entrevistaba al patrón del atunero Alakrana, me llamó la atención la respuesta a las pregunta de si los secuestradores consumían drogas, a lo que le respondió el patrón que tomaban lo que parecían "hojas de laurel que llaman Qat (Khat)".
Originario su consumo de Yemen, el Qat es una planta, Catha Edulis, a la que definen como un tipo de anfetamina natural. Lo cierto es que su consumo provoca una excitación nerviosa momentanea y tiene efecto anorexígeno, es decir, inhibe la sensación de hambre. El alcaloide más activo de la planta es la catinona que se agrupa dentro de las derivadas de la  fenetilamina.
La catinona tiene una actividad similar a la D-anfetamina. Además de anorexígeno es también hipertermizante (sube la temperatura del cuerpo), estimulante de la respiración y midriático (incrementa la sudoración).
 Los efectos sobre el sistema nervioso central dependen parcialmente del ambiente que rodea al sujeto, es decir sus efectos son contextuales  viniendo dados por una sensación de euforia, aumento de energía, bienestar, confianza en sí mismo, agudeza intelectual y creatividad de ideas... luego aparecen efectos indeseables: insomnio, nerviosismo y pesadillas (muy vivas y no meros "malos sueños" con imágenes terribles).
Como cualquier anfetamina en personas predispuestas puede provocar la aparición de sintomatología psicótica y no crea dependencia física sino psíquica.
Las hojas de las extremidades de las ramas se recolectan por la mañana y se embalan bien para evitar el desecado y que se marchiten, de hecho se ponen en bolsitas plásticas para evitar que se evapore el principio activo y es en muchas poblaciones de la zona un espectáculo el ver cientos de bolsitas desperdigadas por las calles que los consumidores botan. Tradicionalmente las hojas se mastican una a una (50-200 g), se conservan un rato en la boca haciendo una bola que se chupa, de sabor característicamente amargo, y luego se escupe.
Su consumo es tradicional en toda el área del Golfo de Adén, además del interior de Etiopía y se puede encontrar hasta en Madagascar. Es legal en Reino Unido y a menudo salen grandes cargamentos de Qat desde Kenia para abastecer el mercado. El cultivo en Qat en latitudes más altas es relativamente difícil al ser un arbusto que necesita altas temperaturas y también su gran porte dificulta su cultivo aunque se pueden encontrar especímenes que han sido platando con motivos ornamentales.
Un detalle curioso es que esta planta rivaliza en consumo con el café en esa zona, de hecho ambas plantas son de esa zona y están íntimamente ligadas a la cultura del lugar. Resultan un espectáculo impresionante en Yemen por ejemplo las plantaciones de Qat en cultivos dispuestos en terrazas con un parecido en lo escarpado y en la técnica para hacer los bancales a los de la Gomera u otras islas atlánticas escarpadas.
Actualmente en Canadá por ejemplo hay un encendido debate promovido por los colectivos emigrantes de la zona en pro de la legalización del consumo de esta planta amparándose en la tradición, mismo argumento que sirvió para su legalización en Reino Unido y que ha encendido otra mecha en el debate al límite del multiculturalismo.