Sunday, December 13, 2009

La marca de Caín

   "[...]"-Mi castigo es más grande de lo que puedo soportar. Tú me arrojas hoy de esta tierra, y me dejas privado de tu presencia. Si he de ser un errante y de andar vagando sobre la tierra, cualquiera que me encuentre me matará". Yavé le dijo: "No será así; me vengaré siete veces de quien mate a Caín". Y Yavé puso una marca a Caín para que no lo matara el que lo encontrara."
                                                                                                                    Génesis 4, 13-15

Diciembre es, entre otras cosas, el mes del recuento; se hace balance de lo acontecido y se fijan metas para el año entrante.
Los partidos políticos no escapan a esa tendencia y a fines de año suelen producirse cónclaves bastante calentitos... después de todo la política es como el llover; por más que se haga nunca están todos contentos ni se hace algo a gusto de todos.
Personalmente López  (dado que al personaje le gusta la caricatura me permito contar la anécdota de que en los mentideros periodísticos lo apodaban "Jotaflá" aprovechando sus iniciales JFLA),me parecía un candidato con posibles, de hecho demostró haberlo podido ser en las pasadas elecciones de no ser por el juego democrático, no dejo de reconocer que lícito, por el que un pacto aupó a segundos y terceros sobre el primero. La mezquindad de los otros es disculpable; tienen sus propios intereses y su propia gente... pero López no contó con la naturaleza de su propio partido.
Ya es conocido de hace generaciones que lo único que puede despuntar en Canarias es el Teide, y sólo porque estaba primero, lo que tal vez es menos conocido es la tendencia al cainismo de su partido. Claro, en un partido cuya ideología es el igualitarismo ese fenómeno no es algo de lo que enorgullecerse pero por eso mismo, por ser todos iguales, ¿de qué otra forma pueden destacar unos sobre otros?.
Después de las rosas vienen los cardos borriqueros, o del pétalo a la espina; a 3000 kilómetros de distancia, en la capital del Reino, este fenómeno es bien conocido y en las redes sociales  los propios afiliados critican por ejemplo que  el PSM y su "camarilla de familias"  se repartan cargos bien remunerados en la oposición o  la estructura rígida en federaciones del partido por la que por ejemplo un canario no puede afiliarse en la federación de Madrid o viceversa con lo que uno tendría que militar sólo con "su" gente ( eso provoca el que cada federación tenga su propio mundo de problemas y haya una tendencia marcada al personalismo, los llamados "barones").
El cainismo empieza evadiendo responsabilidades, no en el sentido de escaquearse sino en el de echarle los marrones a los de abajo... aunque después te suban aumentados, en vez de colaborar y hacer pinza de un escalafón a otro como hacen en otros partidos. El "buen rollo" y lo "progre" no son compatibles con controversias ni mucho menos con la promoción personal de ser el o la más guay, lo que vende es lo desenfadado... hasta el Gobierno empieza por depurar responsabilidades antes de resolver los conflictos.
A López le prometieron remar todos en la misma dirección... puede que sí, pero en una galera también todos reman en la misma dirección y hay quien prefiere los veleros. Así mismos se definen como tolerantes y abiertos al debate, lo cual es cierto pero sólo en los periodos críticos de elección de candidatos y líderes, luego se exige casi sometimiento y se aplasta a la crítica ( en eso López fue continuísta); si el líder es fuerte la contiene mientras puede pero el resentimiento es un motivo para pasar al otro lado. Los resentidos dejan de remar.
El acto final de echarte del nido no es un empujón... suele ser una invitación a volar bien sea para estrellarte en el silencio o como los albatros internarse en el océano y a lo mejor algún día volver, o no.
No te matan, sólo te marcan con la maldición isleña; te condenan a ser nómada y aunque hubieras sido justo te recuerdan sólo los vencedores.