Sunday, February 21, 2010

Algo bonito

Quiero regalaros una parte de mi paraíso. Son las azucenas nuevas que han crecido después de las abundantes lluvias de los últimos días...a primera hora de la mañana, cuando aún goteaban sus pétalos.
Una de las cosas que más me gustaban en mis viajes era pasear por los jardines botánicos de las ciudades que visitaba, como por ejemplo los jardines japoneses de Vancouver... hay muchos pero el más conocido era también uno de los que más me gustaban; el Nitobe Memorial Garden que está dentro de los terrenos de la Universidad de la Columbia Británica. Pasear por aquellos exquisitos puentes de madera sobre estanques cuajados de nenúfares, los parterres de tulipanes, los setos de té, la avenidas de cerezos... y el silencio.
El silencio era lo que más me gustaba. Si uno se paraba podía oir su propio latido. Y a la mente te venían melodías que hacía tiempo no escuchabas y recuerdos de una vida que te parecía mentira existiera o hubieses vivido.
Y cuando dejabas el jardín te ibas con una sonrisa porque sabía que volvería y que mi amado silencio me estaría esperando.