Saturday, February 06, 2010

No tan simple

Es simple: a más formación menos paro

La crisis lo confirma: la tasa de desempleo de los menos formados duplica la de los universitarios - Faltan titulados en FP y sobra fracaso escolar - Invertir en educación genera más ingresos fiscales
(Subtítulos del artículo)


160
Pena - 02-02-2010 - 16:21:21h
Espanya levantara cabeza el dia en que los "empresarios" sean eso, empresarios, y no capataces del campo con traje y Blackberry sin idea de como fomentar la productividad del empleado. Se impone un relevo de mentalidad en la cultura empresarial espanyola.


(Comentario al artículo seleccionado)


Lo confieso, me gusta leer estos reportajes. No porque vaya a aprender nada de ellos pero sí ver qué piensan los otros del contenido propuesto, esto es, leo con más fruición los comentarios a la noticia que a esta misma. Eso sí, no comento nunca en el medio en cuestión... para cortarme o que me pongan asteriscos me sobro solo, no necesito tutores ni guardianes.
Las tres frases que resumen el subtítulo del reportaje me asustaron. Son medias verdades, y el peligro de éstas es que quienes las dicen acaben creyéndoselas:
Nuestro sistema educativo es un proceso de selección, muy eficaz según parece, de cada 10 compañeros que empezaron en clase con uno, sólo tú y otro llegaron a la universidad o a ciclos superiores de Formación Profesional... incluso en mi época era más que probable que los dos que llegaran fueran varones, esa tendencia se invirtió más tarde pero sólo por un leve desequilibrio demográfico.Es revelador que la etapa de mayor fracaso escolar sea en el momento de decidir. Quizás se juntan demasiadas cosas; la adolescencia, la especialización de contenidos que tiene lugar entonces, ciclos o entornos económicos determinados que incentivan el abandono escolar que no fracaso... y el propio sinsentido de la formación.
Es cierto que la formación es determinante para conseguir puestos de trabajo pero sólo en los extremos del continuo formativo; los postgrados en lo más alto, y cursos formativos específicos en los más bajos. La gran mayoría media necesita lo que sí tienen los extremos; objetivo.
Toda formación tiene que tener un objetivo, un para qué. Y a eso la estructura del mercado de trabajo en España no responde. En el bienio 1993-94 se respondió a la crisis con formación y los centros formativos se convirtieron en "guarderías de parados", amén de ciertos dispendios y escándalos de mala gestión de los fondos destinados a formación. El saber no ocupará lugar pero debe tener un sitio donde darle espacio.
La recesión es el escenario ideal para implantar cambios drásticos sin que nadie levante la voz. Se trata de poner a tirar de la polea a uno solo; los trabajadores. Sin embargo España es también empresariado y banca; un empresariado que se retrata a sí mismo con la continuidad de un representante que tomó la decisión más drástica, la quiebra... por lo visto no quedaba ni para la suspensión de pagos, o no interesaba. Hay una máxima en el mundo empresarial; la confianza. ¿Se puede confiar en gente que sólo quiere cargarle el muerto de la recesión a un lado de la polea?. Ciertamente el hábito, o el suit en este caso, no hace al monje; "sí Adolfo, tu empresa será como las anglosajonas cuando tú también seas como los empresarios ingleses" parecen haberle respondido. 
 Y por último, la gran escondida; España es un gran casino, no sólo por las tristes cifras de ludopatía que también, sino porque aquí la banca nunca pierde. La robustez de la banca española es sólo debida a su férreo control y a un sistema de protección legislativa que le garantiza casi inmunidad, y no desde luego a que sea un ejemplo de dinamización de la economía nacional. El ejemplo de las hipotecas es palmario. Pero sólo están callados porque los números son tozudos; el nivel de deuda que alcanzaron hace peligrar su propia existencia.
Parece ser que ninguno de los tres alumnos; trabajadores, empresariado y banca han hecho los deberes... y corren el riesgo de suspender el curso. Van a tener que ponerse a estudiar juntos si quieren aprobar el examen.