Saturday, May 08, 2010

Segundas partes

Me alegré mucho de encontrar en la librería hoy la segunda parte de Freakonomics. Cuando lo leí en 2007 me encantó y ver ahora esta, como sus propios autores la definen, segunda parte me decidió de inmediato por leerla... una pena por el estuche de lápices de pastel a por el que iba pero uno debe ceñirse al presupuesto, siendo lo suficientemente flexible para cambiarlo sobre la marcha si surge una oportunidad ventajosa... esa es una de las cosas de lo que nos enseñan los expertos que comentan los casos de estudio en la colección Qué Hacer de Empresa Activa en su volumen dedicado a los procesos de cambio en la empresa que era el que estaba leyendo con anterioridad.
Los estudios de casos empresariales son apasionantes, eso sí, si tienes con quien compartir opiniones pues después de todo se hacen para eso; para confrontar tu visión de la situación planteada con otros... leerlos uno solo a veces puede llegar a ser un tostón.
Lo interesante de los casos planteados en el libro, empero, es la idea del cambio como constante en la realidad empresarial. Necesario para sobrevivir pero que debe ser dirigido con suma prudencia y cautela porque a veces lo que recoges por un lado se derrama por el otro.
En el cine tienen el axioma de que segundas partes nunca fueron buenas... que curiosamente se contrapone a los libros donde las sagas o continuaciones enriquecen aún más la trama. Claro, hay excepciones en ambos contextos. Así, me dispongo a disfrutar mi más reciente tesoro mientras espero al otoño de este año en que nos anuncian la llegada de la tecnología Mirasol que por fin nos traerá la ansiada tinta electrónica a color.
Esperemos que para ese entonces mi presupuesto pueda llegar a ser igual de flexible que hoy con este libro.