Sunday, May 30, 2010

Sirga tridimensional

El ratón en su laberinto. Hace ya tanto tiempo... en aquéllos primeros días de rosas y, para quien gustara, vino en que se produjo la primera de una de las constantes de nuestro actual gobierno; la dispersión y distorsión en su comunicación. Fue a cuento de la "sirga tridimensional"... vamos, aquí entre nos una malla trenzada de alambres que hacen más difícil el paso, en este caso en los puntos fronterizos. La única diferencia con las concertinas o muelles de alambre espino es que no son tan lesivas.
Para quien quiera saberlo la sirga bidimensional según eso sería una cerca convencional. Eso, la artificiosidad y después el engolado lenguaje políticamente correcto, aquí entre nos, quedar de guais, es un arma de doble filo. Quedas bien, sí, pero te compromete y lo que es peor... uno que habla políticamente correcto acaba siendo un creyente correcto de sus medias verdades. Tanto el optimismo como el pesimismo son eso, medias verdades pues sólo se tienen en cuenta unos u otros aspectos de la situación.
Así es como el gobierno se enredó en su propia sirga. Ni para adelante ni para atrás, ni por encima ni por debajo... sólo queda para el frente e irse deshaciendo de las trabas.
Pero era de esperar. El giro de timón del Gobierno en su política económica debió haberse hecho mucho antes, sí, pero también ha tenido un impacto profundo, psicológico, en nuestra propia percepción del país. Nuevamente el silencio y el desencanto...

Foto tomada de Escolar.net