Monday, August 23, 2010

El pisito

La Universidad construirá pisos en Guajara para “atraer talento”
El proyecto de Campus Atlántico de Excelencia Internacional contempla la construcción de alojamiento para investigadores de fuera del Archipiélago


SARAY ENCINOSO
LA LAGUNA
La Universidad de La Laguna quiere construir pisos en Guajara para atraer a académicos de otras regiones. Este es uno de los pilares contemplados dentro de la estrategia de Campus Atlántico de Excelencia Internacional que el centro, junto con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, quiere impulsar para favorecer la imagen de Canarias como nexo científico entre América, África y Europa. La idea es levantar viviendas en los terrenos de “reserva universitaria” con los que cuenta la ULL. Ello, unido a la escuela de posgrado internacional y a la potenciación de las ciencias marinas, la biotecnología y la astrofísica, estructuran el ambicioso proyecto.
Diario de Avisos. Martes, 17 de agosto de 2010

Ubiquémonos. Guajara son unas parcelas de terreno en las que la Universidad de La Laguna pudo expandirse en un campus homónimo. Están estratégicamente situadas entre la carretera general de La Cuesta que conecta Santa Cruz y La Laguna y por el otro lado la autovía al norte de Tenerife y el área comercial... una perita en dulce en tiempos de la burbuja inmobiliaria.
En la década en que estudiaba allí habían tenido un problema con una parcela de aguacateros ( el rectángulo azul): El dueño se negaba a ceder los terrenos y le hicieron un paseo que se cortaba abruptamente al llegar allí. Vamos, una pifia y una "putadita" ,o como llaman los finos hoy día "ejemplo de mobbing urbanístico" para que cediera.
Pero la noticia va más allá, tiene otro trasfondo. El tema de la especulación urbanística es un producto o un segundo plano: Lo triste es saber que las cosas, y las cabezas pensantes de ese sitio, no han cambiado.
Lo primero que recordé al leer el titular fue la película El Pisito de Ferreri; lo de casarse con la vieja y luego verse dóblemente atrapado porque ni ella se moría ni podía hacer su vida por otro lado... así ha sido siempre desde que recuerdo la historia de mi primera universidad aunque aquí la vieja era el poder de turno, vamos, el que creían que repartía el dinero, y es que la forma preferida de gobierno en las universidades públicas ha sido esa, la plutocracia, aunque se pregonaran otras tendencias.
Amar el dinero no es malo... lo necesitas, pero también te hace pensar por así decirlo de un modo antiguo en muchas ocasiones; el titular, la idea de los pisos, es risible por eso mismo, por ser antigua, una propuesta de negocio en que la universidad hipoteca esos terrenos porque al hacer los pisos no podrá hacer luego facultades... o incluso auténticos centros de investigación si de verdad tanto quiere atraer talento lo que quiera que sea eso.
Para que les llegue apenas de dinero con que seguir tirando piensan en corto, pero además se arrogan un papel que como universidad no debiera corresponderles: Si Canarias de verdad quiere investigación que se fije en otros modelos que ya están, como pudiera ser el IAC (ellos sí tienen viviendas para investigadores, vale, pero no ocupan suelo en principio destinado a otros propósitos). La universidad debe colaborar, participar... no acaparar.La universidad debe invertir en crecer ella misma y en crear vínculos, sinergias, con otros centros investigadores.
Habiendo tantos pisos vacios en Tenerife... uno visita páginas de subastas de bancos y se asusta... piensa en que tal vez tan talentosos investigadores no quieran, ni piensen vivir, como en la isla; siendo un territorio tan pequeño probablemente prefieran el pisito en el Puerto de la Cruz o en Santa Cruz de Tenerife si les gusta más el movimiento, en vez de tener que pasar el húmedo invierno en Guajara.
Otra antigüedad: ¿Captar talento? Eso era un discurso empresarial de principios de la última década del siglo pasado. Lo que en realidad querían decir era acaparar profesionales para que no se escaparan a la competencia, fidelizar plantillas a lo sumo... y lo que tal vez sea otra característica de una universidad insular siempre desconsolada de lo que ve fuera como niño en escaparate de dulcería; dos objetos no pueden ocupar un mismo espacio, el mensaje que transmiten es que en la universidad no hay gente que sirva y hay que traerla de fuera, eso por un lado, pero los que están fuera tampoco deben estar muy motivados viendo que lo primero que recortan en España cuando las cosas van mal es la investigación, por no hablar de la situación de eterna precariedad de los becarios...
El titular es un bofetón a todos los que pasan trabajos y apuros para pagar esos estudios. Es un desprecio a la iniciativa empresarial. Es una muestra de que la universidad es un fiel reflejo de nuestra sociedad también, una sociedad débil.