Saturday, April 14, 2012

Podemos cambiar

Os traigo hoy un cuento, no un chisme, muy viejo. Este relato, "Las tres cartas de Teddy Stoodard", fue publicado por primera vez en 1976 en la revista “Home Life Magazine” como obra de ficción. Elizabeth Ballard hoy se llama Elizabeth S. Ungar (por el apellido de su esposo) y aclaró que este texto y sus personajes son una ficción.
Lo aclaró porque efectivamente como pasa con los mitos este cuento trascendió a su tiempo y a su autora y adquirió rango de historia... tanto así que algún avispado pastor de parroquia con el mismo nombre del alumno se hizo pasar por este personaje ficticio a ver si caían donativos auténticos a su iglesia.
La historia en sí sintetiza el valor y el sentido de la vocación en la enseñanza, un sector siempre incomprendido en nuestra sociedad bien por exceso bien por defecto, y el Efecto Pigmalión en entornos académicos (y laborales posiblemente) de Robert Rosenthal en el que se concluyó que efectivamente las expectativas del docente influyen en el desempeño del alumno.
Y en eso, en el poder de la expectativa, es en lo que hay que fijarse; si no creemos en nosotros mismos difícilmente los demás lo harán, y además, harán sangre con nosotros. Pienso en que igual que hicieron creer a un país que eran "de primera" y que estaban en la "Champion" también podrían hacer creer que podemos cambiar, cambiar sin la necesidad de sufrir porque esos cambios, los hechos a fuego, no perduran y los resentidos, ya se sabe, reman a la contra del rumbo... claro, aquí nos pasa como a la maestra; no nos hemos leído los informes de los que nos precedieron, o sea, no hemos aprendido de la experiencia. Es verdad que no podemos querer a todos por igual; primero los de nuestra cuerda y los demás que se jodan no dándonos cuenta de que todos somos el sistema y no se entiende una parte sin la otra.
 Y también como a la profesora nos cuesta ver el valor de las inversiones a futuro aferrados al presentismo y al "echar un día para adelante y ya se verá" porque no somos capaces de ver el sentido de las cosas, por qué ocurren (o no ocurren ).
Ojalá que cuando el país le dé el presente al maestro envuelto en papel viejo, no prefiera los regalos de oropel que le hacen los de fuera, no se deje llevar por los "amigos comprados" y crea en su muchacho.




Su nombre era Mrs. Thompson. Mientras estuvo al frente de su clase de 5º grado, el primer día de clase lo iniciaba diciendo a los niños una mentira. Como la mayor parte de los profesores, ella miraba a sus alumnos y les decía que a todos los quería por igual. Pero eso no era posible, porque ahí en la primera fila, desparramado sobre su asiento, estaba un niño llamado Teddy Stoddard.


Mrs. Thompson había observado a Teddy desde el año anterior y había notado que el no jugaba muy bien con otros niños, su ropa estaba muy descuidada y constantemente necesitaba darse un buen baño. Teddy comenzaba a ser un tanto desagradable.


En la escuela donde Mrs. Thompson enseñaba, le era requerido revisar el historial de cada niño, ella dejó el expediente de Teddy para el final. Cuando ella revisó su expediente, se llevó una gran sorpresa.


La profesora de primer grado escribió:


“Teddy es un niño muy brillante con una sonrisa sin igual. Hace su trabajo de una manera limpia y tiene muy buenos modales… es un placer tenerlo cerca”.


Su profesora de segundo grado escribió:


“Teddy es un excelente estudiante, se lleva muy bien con sus compañeros, pero se nota preocupado porque su madre tiene una enfermedad incurable y el ambiente en su casa debe ser muy difícil”.


La profesora de tercer grado escribió:


“Su madre ha muerto, ha sido muy duro para él. El trata de hacer su mejor esfuerzo, pero su padre no muestra mucho interés y el ambiente en su casa le afectará pronto si no se toman ciertas medidas”.


Su profesora de cuarto grado escribió:


“Teddy se encuentra atrasado con respecto a sus compañeros y no muestra mucho interés en la escuela. No tiene muchos amigos y en ocasiones se duerme en clase”.


Ahora Mrs. Thompson se había dado cuenta del problema y estaba apenada con ella misma. Ella comenzó a sentirse peor cuando sus alumnos le llevaron sus regalos de Navidad, envueltos con preciosos moños y papel brillante, excepto Teddy.Su regalo estaba mal envuelto con un papel amarillento que el había tomado de una bolsa de papel.


Algunos niños comenzaron a reír cuando ella encontró un viejo brazalete y un frasco de perfume con sólo un cuarto de su contenido. Ella detuvo las burlas de los niños al exclamar lo precioso que era el brazalete mientras se colocaba un poco del perfume en su muñeca. Teddy Stoddard se quedo ese día al final de la clase el tiempo suficiente para decir: “Mrs. Thompson, el día de hoy usted huele como solía oler mi mamá”.


Desde ese día, ella dejó de enseñarles a los niños aritmética, a leer y a escribir. En lugar de eso, comenzó a educar a los niños. Mrs. Thompson puso atención especial en Teddy. Conforme comenzó a trabajar con él, su cerebro comenzó a revivir. Mientras más lo apoyaba, el respondía más rápido. Para el final del ciclo escolar, Teddy se había convertido en uno de los niños más aplicados de la clase.


Un año después, ella encontró una nota debajo de su puerta, era de Teddy, diciéndole que ella había sido la mejor maestra que había tenido en toda su vida.


Catorce años después recibió otra nota. En esta ocasión le explicaba que después de que concluyó su carrera, decidió viajar un poco. La carta le explicaba que ella seguía siendo la mejor maestra que había tenido y su favorita, pero ahora su nombre se había alargado un poco, la carta estaba firmada por Dr. Theodore F. Stoddard.


La historia no termina aquí, existe una carta más que leer, Teddy ahora decía que había conocido a una chica con la cual iba a casarse. Explicaba que su padre había muerto hacía un par de años y le preguntaba a Mrs. Thompson si le gustaría ocupar en su boda el lugar que usualmente es reservado para la madre del novio, por supuesto Mrs. Thompson aceptó. Ella llegó usando el viejo brazalete y se aseguró de usar el perfume que Teddy recordaba que usó su madre la última Navidad que pasaron juntos. Se dieron un gran abrazo y el Dr. Stoddard le susurró al oído, “Gracias Mrs. Thompson por creer en mi. Muchas gracias por hacerme sentir importante y mostrarme que yo puedo hacer la diferencia”.


Mrs. Thompson tomó aire y dijo, “Teddy, te equivocas, tu fuiste el que me enseñó a mi que yo puedo hacer la diferencia. No sabía cómo educar hasta que te conocí”.